Tay Balderas y las maravillas de ser parte del cine

413

En Cine para llevar tuvimos la oportunidad de platicar con Tay Balderas, director y productor de cine, quien nació en Puebla y es graduado de la New York Film Academy, obtuvo preparación académica en San Antonio de los Baños (EICTV, Cuba), Metropolis C.E. (Madrid), CUEC (Mexico) y TEBA (Buenos Aires); también desarrollo algo de animación con el director René Castillo (Hasta los huesos), ha dirigido y producido varios cortometrajes, entre los que destacan Bananas: I’ve Gone Ape, La vida es cine y el cine, cine es; así también como productor de los largometrajes Todos hemos pecado (Alejandro Ramírez, 2009), La noche del pirata (Juan Carlos Blanco, 2010), Aerosol (Mauricio D Aguinaco, 2016); también ha sido productor ejecutivo de La Neta Films, con una gran experiencia en la producción independiente y en producción comercial tanto en cine y televisión.

La nueva película producida por Tay está por estrenarse.

¿Cómo ha sido tu experiencia como productor en México, considerando tu trayectoria fuera y dentro del cine independiente?

—Mi experiencia como productor ha sido maravillosa. Es un sueño poder estar creando producciones y materializando emociones que son proyectadas en una pantalla, ideas que son sentimientos y aspiraciones que tratas de buscar transmitir. El cine es algo maravilloso y mucho más ser parte de él.

Para mí todo el cine mexicano es independiente, pues no cuenta con un formato industrial para hacerse, lo cual tiene sus ventajas y desventajas. (Esto) Citando a Kevin Smith, el director de cine de New Jersey, cuando le pregunta a un realizador joven sobre qué porcentaje de personas que conocía había creado algo. Siento eso al ser parte de ese tipo de personas, eso es la experiencia de hacer cine para poder materializar un sueño.

¿Cuál ha sido tu mayor reto cinematográfico?

—Cada proyecto tiene su complejidad, tiene vida propia, y es una parte nueva que aprendes de ti y de los demás.

El mayor reto cinematográfico para cualquier persona que se dedica a esto es la constancia, mantenerse activo es vital para sobrevivir en el cine, hacer cine es no solo hacer una película y contar algo, es estar en una constante búsqueda de un proyecto a otro, mantenerte activo en un sueño, en un discurso, en una forma de vida.

¿Cuál consideras que es el estatus actual del cine mexicano, en términos de consumo cultural en México?

—Pues, históricamente, el cine mexicano siempre ha sido como un cine que busca ser más digerible para las masas y, actualmente, en México contamos con un cine más intelectual.

Creo que el consumo de cine nacional está pensado para ser «comercial». Aunque todo el cine debiera ser comercial. Es un trabajo de ir cultivando nichos de consumo, el publico se va creando y hace falta que se tengan diferentes puntos de vista y tener esos contrastes de la cultura del mexicano del norte al del sur. Por poner un ejemplo, el cine mexicano lo esta haciendo poco a poco y cada vez más se hace una cultura de consumo más «pensante». Hace falta hacer cine de todo tipo, buscar mayor identificación del público con las historias dentro del cine. Si lo tenemos en la música, la literatura, etcétera, deberíamos hacer lo mismo en la producción cinematográfica mexicana, ya que el cine va abriendo una brecha poco a poco para el autoconsumo de nuestro cine. Abrir esas brechas, incluso, a través de festivales de cine de género, abordando toda la variedad posible, más allá del cine programado en salas comerciales.

¿Qué producciones y estrenos tienes en puerta?

—Tengo la película Aerosol, dirigida por Mauricio D Aguinaco, que se estrenará este próximo 5 de diciembre en la Cineteca Nacional. Es una película que tiene muy pocas copias y que se va a ir moviendo en distintos circuitos: el 9 de diciembre sale en cines. Es una película muy pop: tiene baile, graffiti, música… Tiene un gran elenco que está conformado por Cristian Vázquez, como protagonista; están Marco Pérez y Vanessa Bauche, que los reunimos por primera vez después de Amores perros; hay músicos que se aventaron a actuar, como Paco Ayala, Dante Spinetta, Quique Rangel, MC Luka, DJ Aztek; unos de ellos con papeles principales y otros con participación especial. La película tiene muchos efectos especiales también. Entra dentro de ese abanico de películas que no es tan digerible para consumirse ni tampoco es una película tan de «autor». Digamos que está en ese umbral de películas para un publico que busca entretenerse y alguna especie de enseñanza o parábola. La película se grabó en la Ciudad de México y varios lugares del estado de México, como Nezahualcoyotl, Toluca y Metepec.

¿Cuál consideras que es el género cinematográfico del cine mexicano favorito para el publico en taquilla?

—El género cinematográfico mexicano actual es la comedia romántica. Esto tiene que ver con lo que vive el país, el drama urbano que llego a ser Amores perros, y luego se hicieron muchas películas con este tratamiento, se agotó, la comedia romántica es un genero que puede dar mucho, es entretenido y es muy difícil de hacer también, porque hacer una buena comedia romántica debe de ser (algo) inteligente, atraparte, lograr la empatía y reflejarte.

Cómo cinéfilo que se que eres, ¿cuáles son las 10 películas que alguien debe de ver antes de morir? y ¿cuál es la película que cambio tu vida para siempre?

  1. Cinema Paradiso
  2. In The Mood For Love / 2046
  3. El padrino
  4. Star Wars
  5. Indiana Jones
  6. E.T.
  7. Ciudadano Kane
  8. Lo que el viento se llevo
  9. Casablanca
  10. Los olvidados
  11. Viva Cuba
  12. City Lights
  13. Blancanieves y los siete enanos
  14. Dreams

Giovanni Gómez Tagle




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *