Llega a su fin el segundo Festival Internacional de Cine de San Cristóbal de las Casas

188
* Cuatro jornadas reunieron a lo más notable del cine internacional en torno a temáticas de migración, sustentabilidad alimentaria y contacto

* El escultor originario de La Libertad, Pedro Agustín Molina Ortega es el autor del premio Ámbar entregado a las películas galardonadas por los jornadas

Después de cuatro jornadas y de ofrecer una nutrida oferta de 43 proyecciones de cine de 28 países, llegó a su fin la segunda edición del Festival Internacional de Cine de San Cristóbal de las Casas. Nacido con una vocación de impulsar al cine, al mismo tiempo, como un espacio diálogo y herramienta de reflexión para abordar problemáticas emblemáticas de cada año, el FICSC cumplió con creces esta cometido, reuniendo a un público variopinto -mexicano y extranjero, cinéfilo y ocasional, joven y adulto- que se entregó con ánimo al debate abierto por cineastas, productores, académicos y especialistas. Como gala de clausura, el Festival ofreció el estreno en México de la aclamada y premiada “La tortuga roja” (La tortue rouge, 2016) del neerlandés Michael Dudok de Wit, ganadora del Premio Especial del Jurado en la sección Una Cierta Mirada del Festival de Cannes. La cinta, que narra las aventuras de un náufrago en una isla, y su relación con la tortuga del título, representa una de las escasas co-producciones que el afamado Studio Ghibli de Hayao Miyazaki, ha emprendido fuera de Japón, si bien su acercamiento a lo humano, más que occidental o europeo, no tiene diálogos y resulta universal y atemporal.  Previo a la proyección, la ceremonia de clausura, fueron entregados los dos Premios Ámbar –diseñado por el artista plástico chiapaneco, Pedro Agustín Molina Ortega–, a las dos películas seleccionadas por el jurado internacional del Festival. El jurado de ficción, compuesto por los cineastas Jorge Fons, Ariel Rotter y la actriz Oona Chaplin, seleccionó a “Mimosas” de Oliver Laxé, como la mejor película de las seis en competencia; por su parte, el jurado de documental, integrado por los premiados cineastas Juan Carlos Rulfo, Hubert Sauper y el productor Marc-Benoît Créancier entregó a “When Two Worlds Collide” de Heidi Brandenburg y Mathhew Orzel, el premio de dicha sección.

Ambos jurados acordaron, atendiendo a la alta calidad de la selección en competencia, otorgar menciones especiales a cintas igualmente destacadas: “Libera Nos” (Liberami, 2016) de Federica di Giacomo, en documental, y la canadiense “Antes que las calles” (Avant les rues) de Chloé Leriche, por “el innegable valor de haber realizado una película hablada en Atikamekw”, apostando por la visibilidad de esta comunidad en el cine. El Festival convocó a 5 mil asistentes en cuatro jornadas; además de las proyecciones, ofreció dos talleres de realización y guionismo, tres funciones al aire libre y cuatro conversatorios temáticos.

Durante la ceremonia, el director del Festival, Miguel Camacho, celebró la respuesta al evento, invitò a su tercera edición en 2017 y honró, a nombre del FICSC, la memoria de Rafael Tovar y de Teresa; por su parte, Marina Stavenhagen, Coordinadora Ejecutiva del FICSC, agradeció la respuesta entusiasta e incondicional del público, en especial del de San Cristóbal, a todas las actividades del Festival.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *