Columna de critica y reseña cinematográfica para iniciados: Animales Nocturnos

503

Es curioso que la vida, cuanto más vacía, más pesa

León Daudí (Noel Clarasó)

Animales nocturnos

Una vez dijo Octavio Paz, nuestro celebre Premio Nobel de literatura, que hay que quedarnos siempre detrás del hombre que dispara y delante del hombre que está cagando, así estaremos a salvo de las balas y de la mierda; pero ¿qué hacemos cuando esta ultima nos alcanza y pareciera que nuestra vida entra en una fuga oscura, fracturada por el azar y la maldad, y no por la razón humana que en ocasiones nos advierte de infiernos existenciales que laceran nuestro espíritu con violencia?

En su segunda película, Animales nocturnos, el diseñador de modas y director de cine tejano, Tom Ford, quien también fue director creativo de Gucci e Yves Saint Laurent, nos arremete con un cine preciosista que aborda temáticas incomodas para el espectador, escenas cargadas de aspereza visual y ríspidas emociones.

Fue desde su primera película Un hombre soltero (2009), que aborda los conflictos internos de sus personajes con una visión cuasitraumática, develando esa amarga miel que escurre sutilmente de nuestra existencia.

En Animales nocturnos, Ford alcanza una cresta y maduración narrativa que nos envuelve desde el inicio, es una película noir que denota la influencia de obras maestras como Imitación a la vida (Douglas Sirk, 1959), Lost Highway (David Lynch, 1997) y Frenesí (Alfred Hitchcock, 1972); y que, sin lugar a dudas, es el regreso de un cineasta que tiene una sensibilidad única para contar historias incomodas como si fuera un cuento de fogata.

El argumento, primordialmente, se centra en la construcción de una ficción dentro de otra ficción: la desencantadora historia de Susan Morrow (Amy Adams), que es una comerciante de arte y tras una ruptura emocional con su primer marido, Edward Sheffield (Jake Gyllenhaal), un escritor que nadie conoce, vive desangelada en su segundo matrimonio con un medico patán que le es infiel y que alimenta ese vacío existencial que parece devorar poco a poco a nuestra protagonista.

El detonante para el giro de la vida de Susan es un paquete misterioso que recibe en su casa. Es la primera novela de su expareja, quien le pide la lea para darle una critica sobre ésta. Movida por la curiosidad y la torre de ansiedad en la que se encuentra, Susan se ve poseída por el relato impactante que contiene la novela de su exesposo, haciéndonos cómplices voyeristas de una desgarrante historia.

La fotografía es delicadamente «hermosa», un trabajo que parece tomado de las revistas de diseñador, delineada con un ojo entrenado en el mundo de la moda y en un universo que retrata el mundo con un aire hedonista. Para muchos críticos es una película un tanto pretenciosa, al pretender ironizar sobre la vanidad humana, el materialismo, la frustración; pero sobre todo el vacío existencial, un vacío que tratamos de ocultar con fachadas de cotidianidad superficial y que sumergimos en nuestras mentes cuando la vida nos somete a una angustia mimetizada de sueños cumplidos y de una vida comprada en un catálogo de Sears.

Un guión solido y una banda sonora magistral de Abel Korzeniowski, consuman una película con un reparto equilibrado con una madura trayectoria con actores como Amy Adams (Pumpkin, Encantada, La duda, Her, Ojos grandes, La llegada), Jake Gyllenhaal (Donnie Darko, Soldado anónimo, Secreto en la montaña, Zodiaco, El hombre duplicado, Demolición), Aaron Taylor-Johnson (Mi nombre es John Lennon) y Michael Shannon (Elvis & Nixon, Poor Boy, El hombre de hielo).

Si bien (la película) solo tiene una nominación a los premios Oscar 2017—Michael Shannon como Mejor actor de reparto—, Animales nocturnos ha cosechado ya varias nominaciones y premios importantes en los Globos de Oro, Premios BAFTA, Festival de Venecia, Critics Choice Awards, Satellite Awards y el Sindicato de Guionistas.

Nocturnal Animals (2016)

Dirigida por Tom Ford

Amy Adams, Jake Gyllenhaal, Aaron Taylor-Johnson

1h 56

B-15

 

Giovanni Gomez Tagle Flores

M.C.L.V.

Terrícola mimetizado de administrador de empresas por encargo presidencial, excornista francés y jazzista frustrado, comunicólogo por selección natural. Se ha dedicado gran parte de su humana existencia a la producción audiovisual y plástica, participando en diversos cortometrajes y producciones de televisión como productor, director de arte y fotografía. Como guayabazos, ha participado con sus producciones en selecciones oficiales de diversos festivales internacionales de cine de Locarno Film Festival (Suiza), Miami Film Festival (Estados Unidos), Festival Internacional de Cine de Monterrey (México), Festival Animando tus Sueños (México), Festival de Cine Alternativo (Hong Kong).

Actualmente, desarrolla colaboraciones editoriales y de contenido en el ámbito cinematográfico en medios impresos y digitales y la producción radiofónica. Entre sus pininos es miembro fundador y director de programación del Festival Internacional de Cine del Centro Histórico de Toluca (FICCHT), miembro fundador y organizador del Terror Fest Mx – Festival de Terror – Fantasía y Ciencia Ficción, programador en el Festival Internacional de Cine de Acapulco (FICA) y miembro fundador y organizador del Festival de Arte Sonoro «Silencios Alternos» (UAEMex).

En la actualidad está a la espera la llegada de las naves nodrizas y desarrolla proyectos como video jockey y live cinema.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *