Cine Religioso

234

A lo largo de la historia muchos directores han incursionado en hacer referencias religiosas en sus películas, si bien la gran mayoría pudieran ser dentro del género del terror, sobretodo en los asuntos de exorcismos y posesiones demoníacas, actualmente se está comenzando a desarrollar una nueva visión de este tipo de cine.

Si bien proyectos como “Cuarto de Guerra” pudieran tener un mensaje bastante obvio y tal vez un poco molesto para la audiencia, los pininos de esta nueva ola pueden estarse estableciendo, dentro de esta historia vemos a una familia que tiene problemas de convivencia, como la mayoría de los matrimonios, sin embargo cuando se cree que el divorcio es inminente, la protagonista encuentra la manera de acercarse a Dios y todo comienza a mejorar.

El mensaje es correcto para el tipo de proyecto, sin embargo no es muy acertada la manera de tratarlo ya que se vuelve una situación completamente fuera de toda empatía, teniendo en cuenta que ese es el elemento más importante para poder sembrar la semilla de la conciencia deseada.

Por otro lado tenemos proyectos un poco más pensados, como “El Rito”, donde el director Mikael Hafstrom decidió recurrir al back to basics en el momento de tomar el elemento de una posesión diabólica, sin embargo lo aborda desde un elemento bastante particular ya que es el elemento que devuelve la fe a nuestro personaje principal, elemento que destaca bastante de entre los proyectos que parece nos dan el mismo guión una y otra vez.

Avanzando en esta trayectoria, tenemos uno de los proyectos más recientes de uno de los referentes más conocidos del cine moderno, Martin Scorsese, lleva al Vaticano el nuevo proyecto que realizó en conjunto con Rodrigo Prieto en la fotografía y Andrew Garfield protagonizando, “Silence”, la cual nos cuenta la historia de dos sacerdotes católicos que comienzan un viaje para buscar a su profesor del seminario de quien se perdió la pista en el Japón medieval, el cual no acepta este nuevo dogma de fe.

Si bien la propuesta es bastante interesante se debe reconocer la habilidad de Scorsese para poder lograr la concepción de las dos máximas más importantes que conviven en la película, “el súper yo” que maneja del budismo y la voluntad de Dios que maneja el catolicismo.

A diferencia de la mayoría del cine con ideología, el proyecto propone un cuestionamiento de la manera de pensar, actuar y creer y el preguntarnos hasta que punto nuestros ideales o nuestras creencias valen más que la vida misma.

Este lanzamiento es lo que el cine religioso pudiera estar esperando, ya que es el próximo avance que nos demuestra que no es necesario imponer un dogma o un pensamiento, sin embargo es un elemento bastante útil con el que se puede trabajar y al igual que la lectura, hacer que el espectador se cuestione y forme un criterio propio.

 

José Mecatl “El Director” 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *