No se necesita ser altamente educado para tener sensibilidad: Ristovski

76

En Fuera de mi camino (Milos Radovic, 2017), el cine serbio hace un planteamiento, con un cargado humor negro, sobre la tremenda historia de la enorme cantidad de objetos, animales y personas que los maquinistas encuentran en su camino ante una mínima posibilidad de detenerse o desviarse de su ruta.

Está comprobado que, anualmente, los conductores ferroviarios causan de 15 a 20 muertes involuntarias.

Al respecto, Cine para llevar conversó con el actor Lazar Ristovski (Underground: Había una vez un país; 1995), tal vez el más prestigiado de Serbia, un poco sobre su trayectoria, pero más sobre su experiencia —en Fuera de mi camino— de interpretar al maquinista Ilija, duro hombre entrado en años que se ve comprometido a hacer de entenado de Sima, un chico que sueña con ser maquinista, a pesar de la mencionada aparente maldición que persigue a los conductores de trenes.

Un afable Ristovski (quien ha interpretado a un villano Bond en Casino Royale [Campbell, 2006]) comenta que para él la industria fílmica de Europa lo acuna más en lo referente al cine de autor, «…como actor me siento más cómodo en el lado europeo de la filmación. Una película de Hollywood está más encaminada a lo comercial, mientras que la de Europa está más encaminada a los artístico y es más interesante para los actores interpretar este tipo de papeles.»

Sobre el personaje de Ilija, Ristovski comentó que el director (Radovic) «…escribió el personaje para mí, y yo creí que iba a ser más fácil para mí interpretar el papel. Entonces, me di cuenta de que no era el caso, porque fue muy difícil para mí hacer al personaje, porque lo que aquí se ve es muy difícil ponerme en esa situación: un tipo rudo y que parece nervioso; pero, de hecho, vemos que es sensible y listo para perdonar y amar. Es muy sensible», remata el histrión que ha participado en más de 74 películas. «Lo que más me gustó es que Ilya es un personaje que está listo para perdonar y que sus sentimientos son más parte de la iconografía de los seres humanos: Los conductores de tren no son intelectuales, no son personas altamente educadas, como los filósofos, que están listos para perdonar o hacer un sacrificio. Sentimientos que son icónicos para los seres humanos.» Y aclara que, por el otro lado, los conductores de trenes «desean ser capaces de perdonar y de amar, mientras que viven al lado de la vía del tren (en Serbia). Así organizan sus vidas. Es muy práctico. Muchos van al tren, mientras otros regresan y así… Desafortunadamente, por eso, es muy común que lleguen a lastimar a alguien de la familia del otro, porque todos están ahí», concluye el actor de 65 años nacido en Ravno Selo cerca de Vrbas, Serbia.

Unos días antes de su estreno en el circuito cultural de México —Cineteca Nacional, Salas de Arte en Cinépolis, etcétera—, Fuera de mi camino fue proyectada en una gala con la presencia de Lazar Ristovski, en el marco de la edición 32 del Festival Internacional de Guadalajara.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *