FESTIVAL DE SAN SEBASTIÁN 2017: LOS GANADORES

210

POR: GONZALO “SAYO” HURTADO

El final del Festival de Cine de San Sebastián confirmó algunos pronósticos y trajo consigo alguna sorpresa fuera de todo cálculo. Repasemos el conjunto de premiados de lo que fue la Sección Oficial.

MEJOR PELÍCULA: The Disaster Artist (EE UU) de James Franco: Ningún festival (ni siquiera el de Cannes) se ha salvado alguna vez de que ocurra un dislate en su palmarés. En esta oportunidad, el jurado presidido por el estadounidense John Malkovich no tuvo reparo alguno en otorgarle la mayor distinción a este largo dirigido y protagonizado por el actor James Franco. A la vista de las grandes favoritas de este apartado como el poderoso thriller rumano Pororoca, la argentina Alanis o la alemana Der Hauptmann, resultaba curioso que esta comedia anodina pudiera ser considerada por encima de alguna de ellas, salvo que en un arranque de subjetividad le hayan encontrado un sentido que nadie más podría ver (esto ya me recuerda a El traje nuevo del emperador). The Disaster Artist, que es un episodio sobre la vida del fallido cineasta y actor Tommy Wiseau y su desastrosa película The Room (2003), trae a colación a un personaje que bien podría ser un moderno Ed Wood. Sin embargo, complota en su contra su plana puesta en escena, su escaso sentido de la ironía y el fallido protagonismo de Franco, cuya interpretación lejos de construir un rico universo alrededor de la mediocridad de su “homenajeado”, resulta chirriante y disforzada. La otra incógnita se da por la elección de su propio hermano Dave en el rol del mejor amigo de Wiseau. Siendo el parecido tan evidente entre los 2 Franco, ¿qué sentido tenía tan caprichosa elección? Como actor, James Franco nunca ha pasado de la medianía y como director (este es su largo 20, nada menos), no había tenido premio alguno salvo el de mejor cortometraje por The Feast of Stephen en la Berlinale 2010. Desde ya, varios colegas comienzan a celebrar a la distancia la película (que no han visto). Consejo: No se obnubilen por el premio.

Actor y director James Franco con la Concha de Oro a Mejor Película

MEJOR DIRECTOR: Anahí Berneri por Alanis (Arg): Gran acierto del equipo programador por incluir esta producción argentina en la Sección Oficial y no en Horizontes Latinos, ya que sus ambiciones apuntaban a una idea mucho más universal. Con una trayectoria que hace énfasis en personajes que viven situaciones límite, la idea central de Alanis, sobre el devenir de una joven prostituta y madre en el Buenos Aires contemporáneo, no se ceba en la marginalidad en la que se desenvuelve. Los duros obstáculos que la protagonista encuentra a o largo de la historia, no son más que una parte de su lucha personal, y que sin justificar el trabajo que realiza, retratan a un personaje que sin otras oportunidades por delante, solo tiene como objetivo mantener a su pequeña hija. En esta tercera participación en San Sebastián, es evidente que la directora ha madurado su cine a una instancia en la que sin contar con un elenco mediático (salvo su protagonista) y una producción austera, su concepto resalta compacto en conjunto.

Directora Anahí Berneri

MEJOR ACTOR: Bogdan Dumitrache por Pororoca (Rum): El buen momento del cine rumano se sigue confirmando y a los nombres de Cristi Puiu, Cristian Mungiu, Calin Peter Netzer y Radu Jude, se suma ahora el del director Constantin Popescu. Pororoca fue desde su primera pasada uno de los títulos más comentados y, desde luego, su gran fuerza narrativa reposa en la notable performance de su protagonista, Bogdan Dumitrache, como un padre que sufre una descomposición moral ante la inexplicable desaparición de su pequeña hija en un parque. El actor explicó que para el desarrollo de su personaje. fue necesario asesorarse con un psicoanalista, quien le dio mayores pautas para poder modelar una personalidad que en medio de la desesperación, llega a lo autodestructivo. Pororoca es la prueba palpable de como abordar el thriller esquivando los maniqueísmos a los que la industria suele llevar el género. Dumitrache tenía otros rivales en la terna como mejor actor como el alemán Max Hubacher de Der Hauptmann o incluso el francés Jean-Pierre Leaud de Le lion est mort ce soir, pero su trabajo resultaba de lejos, superior. La película era la gran favorita a la Concha de Oro, pero como ya explicamos más arriba, inexplicablemente perdió esa chance.

Actor rumano Bogdan Dumitrache

MEJOR ACTRIZ: Sofia Gala por Alanis (Arg): Pocos sabían que esta actriz es hija de la ex vedette argentina Moria Casán, quien junto a Susana Giménez, fue una de las más populares intérpretes de ese cine pícaro de fines de los 70s tan popular de la mano de los comediantes Jorge “El Gordo” Porcel y Alberto Olmedo. Irónicamente, los desnudos de su hija están totalmente alejados de ese tipo de cine, demostrando que en los 22 años de carrera que empezó en series de tv, ya está consolidada. Su personaje de prostituta en Alanis está sometido a más de una dura prueba, ya que la crudeza de la historia exigía en momentos puntuales llevarla a situaciones extremas que son graficadas no con un afán de morbo, sino para dejar en claro el mundo en el que se desenvuelve. Entre su competencia más seria estaba la estadounidense Regina Williams de The Life & Nothing More (en la que también interpreta a una sufrida madre) y la belga Anne Gruwez de Ni juge, ni soumise (y que terminaría llevándose una mención honrosa).

Directora Anahí Berneri y actriz Sofia Gala

MEJOR GUIÓN: Diego Lerman y María Meira por Una especie de familia (Arg): La delegación argentina se fue con las manos llenas de San Sebastián. Esta vez, sería otra historia de trasfondo marginal la que destacó en el palmarés, subrayando el deseo de una joven doctora por adoptar a un bebé en un lejano pueblo, no tardando en entrar a una terrible vorágine al descubrir negociados y mezquindad detrás de su anhelado deseo. Más que embarcarse en una temática de denuncia, el guión se hace puntilloso en la irracionalidad en la que la protagonista cae por cumplir su objetivo. Su sentido del profesionalismo, su ética personal y su cordura se desdibujan a medida que su necesidad de ser madre es postergada por las circunstancias, transitando por una atmósfera incierta y tenebrosa que no es sino el escenario de su propia y desbocada locura. Es precisamente esa capacidad de sugerencia lo que le aseguró el premio en esta categoría.

Guionistas Diego Lerman y María Meira

MEJOR FOTOGRAFÍA: Florian Ballhaus por Der Hauptmann (Ale/Pol/Por/Fra): La opción de contar un episodio de la Segunda Guerra Mundial en blanco y negro, parecía subrayar desde las tomas iniciales una historia de registro más clásico y académico. Sin embargo, conforme se iban desarrollando las correrías de un soldado desertor que se hace pasar por un importante capitán nazi, la iluminación y encuadres pasaban a sugerir una atmósfera más afín al expresionismo y a resaltar la ambigüedad y tormento de personajes a los que el contraste de luz sugería sus pérfidas contradicciones desde la sombría ambientación. El clímax de la película se reservó tomas con composiciones que hacían alegoría de los planos abiertos como si se tratara de un fresco que rindiera culto al delirio buñueliano, exaltando la locura colectiva de la que la historia se ve invadida.

Director de fotografía Florian Ballhaus




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *