El Producto de la Competencia

79

Como cada semana, el comentario analítico que tratamos de dar en este espacio desarrolla, de manera superficial, las tendencias del séptimo arte.

El pensar en el cine como arte cada vez va perdiendo sabor, ya que con las nuevas formas de hacer los productos cinematográficos, nos da a entender que los realizadores y productores nos dan cada vez más resultados procesados que lejos de sabernos a carne fresca, pareciera un suplemento brindado por cadenas mundiales y de dudosa procedencia. 

Tomas complejas y personajes bien pensados, son elementos que van quedando en el olvido y que lejos de dar una reflexión al espectador, nos tienden redes para arrancar nuestro dinero, lejos de aportarnos un contenido que ponga a trabajar nuestro poder crítico.

Actualmente el aclamado cine de superhéroes, que grandes ventas ha generado, no pone nada sobre la mesa en una serie de lanzamientos cada vez más prescindibles, ya que si un Superman o inserte el nombre del personaje de esta gama que desee, no funciona o se hace viejo para las tendencias, se reemplaza y la serie vuelve a comenzar.

El comentario de esta semana, radica en la exhortación constante a la critica y análisis de lo que consumimos,

 pensando en lo que se podría lograr si cada uno de nosotros pensamos en como ingerimos las cosas.

No es malo consumir los productos que estén dispuestos a vendernos las grandes compañías, siempre y cuando tengamos en cuenta lo que son y para que sirven, injusto es el poder llegar a pensar que Los Vengadores tiene una trascendencia digna de creer que es una pieza artística.

Sucede lo mismo con el resto de las artes que si bien, cuentan con su propia estructura, depende de cada uno el entender o no si tiene su propia esencia y su aporte cultural y remarque temporal.

José Mecatl “El Director”




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *