Bang Gang: una moderna historia de amor

898
  • Evitando la mirada sensacionalista, la ópera prima de Eva Husson descifra los inestables afectos de la juventud contemporánea

La desinhibición, las nuevas experiencias, la rebeldía, la atracción por lo prohibido, los deseos desmedidos y la juventud como paradigma son el territorio de exceso, fantasía y crudeza que presenta Bang Gang: Una moderna historia de amor (2015), el primer largometraje de Eva Husson, el cual se suma a la programación de Talento Emergente 2016 y podrá disfrutarse del 3 al 8 de octubre. 

Son días de invierno en un instituto de Biarritz, Francia. George, la chica más popular de la escuela, se enamora de Alex. Para llamar su atención, decide empezar un juego colectivo con sus amigos más cercanos: el Bang Gang, un curioso pacto donde llevarán al límite su sexualidad. Nutrido por las redes sociales y las drogas, el Bang Gang pronto se convierte en un acto en el cual participan varios compañeros del instituto.

El filme explora las confusiones y dudas de un grupo de adolescentes inmersos en el mundo virtual. Cada uno de sus protagonistas se ocupa de este intenso periodo de forma radical, en medio de escándalos, amores y un transgresor sistema de valores.

Sin juicios morales, la película descifra los inestables afectos de la juventud contemporánea. Convence por su sentido innato de códigos contemporáneos juveniles (idioma, forma de caminar, relación con la música o las redes sociales) y su extremo y cruel retrato de las relaciones románticas actuales.

En entrevista para IndieWire, la directora señaló que, aunque se trata de una película sobre adolescentes enamorados en medio de un apocalipsis sexual, no fue eso lo que le interesó mostrar, sino “entender cómo estos jóvenes, sin ninguna predisposición especial para este tipo de comportamientos, habían sido capaces de llegar tan lejos; es bastante aterrador enfrentarse a esa realidad”.

Atendiendo a cuestiones formales de la película, Fabien Lemercier apunta en su crítica para Cineuropa que Husson esquiva la mirada sensacionalista y logra captar “una aguda percepción de la espontaneidad física y los confusos estados de ánimo de la adolescencia, donde la fotografía preciosista de Mattias Troelstrup y la música de White Sea retienen un acontecimiento fuera de las normas”.

Eva Husson es realizadora y actriz nacida en Francia, estudió Literatura Española e Inglesa en La Soborna. Asimismo, obtuvo el grado de Maestra en Dirección por el American Film Institute. Su primer cortometraje, Hope to die (2004), se ha proyectado en varios festivales.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *