La noche avanza de Roberto Gavaldón fue tema de análisis en la Cineteca Nacional

939
  • Rafael Aviña considera que este filme refleja la madurez artística de sus realizadores y ayudó a revalorar el cine negro

rafa

El cine negro mexicano siempre tuvo su mejor representación por parte de Roberto Gavaldón; tanto él como sus colaboradores —Luis Spota y José Revueltas como guionistas— se encargaron de crear historias complejas y con gran elegancia visual. Así lo declaró Rafael Aviña, quien afirmó que La noche avanza (1951) contiene los elementos para ser considerada una de las mejores películas del género. La charla de Aviña y la proyección de la cinta tuvieron lugar este lunes 21 de noviembre en la Sala 4, Arcady Boytler.

El investigador comentó que uno de los aspectos más interesantes del filme es precisamente el guión escrito por Spota, posteriormente adaptado por Gavaldón y Revueltas. Reveló que la calidad del libreto era tal que fue plasmado de manera literal “en un 99 por ciento”, pues el director realizó muy pocos cambios al momento de filmar. Durante su ponencia estuvo acompañado por Raúl Miranda, subdirector de Documentación de la Cineteca.

La plática se dio en el marco del ciclo Charlas sobre cine y literatura, que se lleva a cabo cada lunes y que retoma obras literarias que han sido adaptadas a la pantalla dentro del género de cine negro. La actividad está organizada por la Coordinación Nacional de Literatura del INBA, la Dirección de Literatura de la UNAM y la Cineteca Nacional.

La noche avanza sigue la historia del arrogante Marcos (Pedro Armendáriz), campeón de pelota vasca que vive intoxicado por sus triunfos y que desdeña a las mujeres que lo aman, hasta que un chantaje lo compromete a perder un partido.

De acuerdo con el ponente, otra de las virtudes de la cinta es el amplio reparto con el que contó: “Hay muchos secundarios y muchos extras que después se iban a convertir en actores de peso”. Tal es el caso de figuras como Héctor Godoy, la actriz y cantante Eva Martino y el comediante Armando Soto “el Chicote”.

Por su parte, Raúl Miranda señaló que pese al tono sombrío de la historia, el guión también contiene ciertos toques de comedia, algo que fue notable al escuchar las reacciones del público durante la función. Respecto al tema, Aviña comentó que “se trata de un humor muy negro, el final es brutal e irónico”.

Por último, el invitado recalcó que, en retrospectiva, el film noir mexicano ha sido revalorado, pues en su tiempo no recibía completa atención del público debido a la gran cartelera que la industria ofrecía. “No eran las películas habituales porque, como siempre lo hemos sabido, las que siempre tuvieron más éxito por lo general eran las comedias. A la distancia, las películas de cine negro han crecido, porque resulta que eran mucho más interesantes y aportaban elementos dramáticos más fuertes y de mayor impacto”.

Charlas sobre cine y literatura continuará el próximo lunes 21 de noviembre en punto de las 18:00 horas, con la proyección de Los dineros del diablo (Alejandro Galindo, 1953), que será comentada en la sala 4 por Jorge Michel Grau. La entrada es libre al presentar las cortesías de acceso que serán repartidas en la taquilla 5 de la Cineteca Nacional.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *