Intolerancia, obra maestra de D. W. Griffith, volvió a sorprender en la Cineteca Nacional

887
  • Álvaro Matute compartió sus reflexiones sobre el histórico filme, realizado apenas 20 años después de la aparición del cine mismo

intolerancia

Veinte años después de la invención desarrollada por los hermanos Lumière, David Wark Griffith sorprendió al mundo con Intolerancia (Intolerance, 1916), un filme que, según el Dr. Álvaro Matute, “implicó el establecimiento del lenguaje cinematográfico y la sintaxis del cine” por su complejidad narrativa y de producción.

Ésta fue la reflexión inicial del historiador y académico, quien fue invitado a realizar una presentación previa a la proyección de la cinta con motivo de su centenario. Nelson Carro, director de Difusión de la Cineteca Nacional, fue el encargado de presentar al ponente de la función, que se llevó a cabo este lunes 5 de diciembre en la Sala 4, Arcady Boytler.

“No fue la primera, pero si fue la película que mejor presentó un tema histórico en su momento”, declaró el Dr. Matute. Con un discurso breve pero sustancial, explicó a los asistentes la importancia de la cinta y la revolución que implicó en términos de producción. Afirmó que el tema central de la cinta es “la historia universal, con mayúsculas”.

Intolerancia entrelaza cuatro relatos de diferentes momentos históricos en los que la injusticia es el elemento común: la conquista de Babilonia por los persas, la pasión de Jesucristo, la matanza de protestantes en San Bartolomé y una huelga de trabajadores de la época contemporánea. “Se establece un motor de la historia, algo que mueve al acontecer y esto es la lucha entre el amor y la intolerancia, que implica una manifestación de desamor”, explicó el académico.

Señaló que Griffith fue innovador al elegir una temática que continuó vigente, por lo menos, hasta finales del siglo: el contraste y la lucha entre gente poderosa política y económicamente y personas comunes o “de a pie”, así como la presencia importante del género femenino.

Al concluir su ponencia, el invitado compartió detalles técnicos de la película, en la que participaron cerca de 3000 extras y cuyo presupuesto se disparó de los 380 mil a los 2.5 millones de dólares, dejando a su realizador en la quiebra. Además, explicó que Intolerancia fue la forma en que D. W. Griffith respondió a la crítica que lo había acusado de racismo tras su obra anterior: El nacimiento de una nación (The Birth of a Nation, 1915).

Tras la proyección, y a pesar de la duración considerable de la cinta, la ovación y los aplausos se hicieron presentes. La complejidad de algunas escenas, el enlace entre las cuatro historias y la gran dimensión de los escenarios fue lo más comentado entre los asistentes, conscientes de que el largometraje, uno de los más influyentes de la historia, fue realizado hace ya cien años.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *