Sully: Hazaña en el Hudson

1291

Para nadie es secreto la defensa que Clint Eastwood ha hecho del pensamiento Republicano: como el de su Chris Kyle en Francotirador (2014), quien mató varias decenas personas consideradas enemigos de los Estados Unidos durante la Guerra del Golfo, un retrato enaltecedor que justifica la «labor» del diestro tirador. No obstante, Eastwood no pudo hacerse a un lado de la polémica ya que su postura a favor de ensalzar a un asesino de árabes lo expuso a severas críticas, sobre todo de quienes fueron sus contrapartes progresistas en lo político: el propio Eastwood contendió y ganó la alcaldía del condado de Carmel-by-the-Sea, California; como abanderado del Partido Republicano. Además, en varias ocasiones, mostró su apoyo por los candidatos de dicha fuerza política, entre ellos el actor Arnold Schwarzenegger, un activo político que alcanzó la gubernatura de California.

Este contexto puede ayudar mucho a comprender la tendencia ideológica de las cintas de Eastwood, uno de los más grandes estilistas que el cine estadounidense ha tenido y, hasta cierto punto, arroja luz sobre los motivos que pudieron haberle llevado a adaptar, para la pantalla grande, la novela que el capitán Chesley Sully Sullenberger escribiera después de haber cobrado fama en enero del 2009, cuando el vuelo 1549 de US Airways tuvo que acuatizar de emergencia sobre el río Hudson, después de haber golpeado una parvada y perder sus turbinas. La decisión de Sully tuvo como resultado la sobrevivencia de los 155 pasajeros y de la tripulación.

La novela, Highest Duty, de Chesley Sullenberger y Jeffrey Zaslow, sirve, entonces, de base para que Eastwood fundamente su impecable montaje, más en el posterior cuestionamiento que se hizo a la decisión de Sully, a quien desde la torre de control se le dio la opción de volver a los aeropuertos más cercanos —La Guardia o Teterboro, en Nueva Jersey—, incluso, las simulaciones hechas con base en las lecturas de los instrumentos de la aeronave siniestrada aprobaban y tenían éxito sobre el regreso a tierra, poniendo en entredicho el carácter de héroe del personaje que da nombre a la cinta.

Precisamente, la película se centra en el procedimiento que se sigue cuando cualquier accidente aéreo ocurre, el cual cuestiona las decisiones de los pilotos per se. Aquí es donde aparece el lado flaco del film, el leitmotiv de Eastwood se cae, pues, simplemente, no hay conflicto.

A pesar de ser uno de los más grandes cineastas de tiempos recientes, queda claro que en Sully: Hazaña en Hudson, Eastwood trató de meter a fuerza a su héroe en una situación de la que tendría que salir incólume, por el simple hecho de que no iba a haber un conflicto fuerte para enfrentar.

No obstante, y con base en el pensamiento que impera en varios millones de estadounidenses, después de lo acontecido en la urnas de ese país, es un hecho que Sully va a ser candidata a importantes nominaciones en la próxima entrega del Oscar.

Sully

Dirigida por Clint Eastwood

Tom Hanks, Aaron Eckhart, Laura Linney

1h 36

B




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *