El Monstruo nuestro de cada día

979

poster«Un monstruo de mil cabezas», es la historia de Sonia (Jana Raluy) que cansada de ver el deterioro en la salud de su marido debido al cáncer, decide emprender la difícil tarea de persuadir a los involucrados en aprobar el tratamiento que podría mejorar la condición médica de su esposo. Lo cual no será fácil, ya que a quienes tendrá que persuadir, será a los altos directivos de la compañía de seguros en la que su esposo está suscrito y fueron quienes rechazaron previamente ese tratamiento. Todo esto en compañía de su adolescente hijo Darío (Sebastián Aguirre).

Esta es en realidad una historia relativamente común, ya que como el mismo director lo mencionó alguna vez, “solo el 5% de la población mexicana paga un seguro médico privado”, pero que siendo una situación de desamparo y desesperación, acompañada de un terrible dolor y el miedo de la muerte de un ser amado, puede orillar a alguien a pretender desafiar el sistema de seguros médicos y acudir a las medidas más desesperadas para lograrlo.

Narrada desde un punto de vista ajeno e indiferente, nos muestra encuadres fijos y distantes de los protagonista, todo esto con un par intenciones específicas, por un lado enfatizar que mientras la historia se va desarrollando, resulta que todo lo que vemos y oímos, no es nada más que la narración de los testigos del caso llevado a tribunales. Y por el otro inserta tácitamente que el sistema no es algo que se pueda desafiar, así como así. Sin importar que tan desesperada se encuentre Sonia, el sistemas seguirá funcionando tal y como lo conocemos. Lo que implica que ella será sometida a juicio. Poco a poco, el director de la cinta Rodrigo Plá (La Demora, La Zona), nos hace cómplices y acompañantes de Sonia y su hijo. Nos hace ser testigos de la insensibilidad de las personas ante la desesperación de otros. Y nos muestra varias posturas de la condición humana, en la que el poder de los médicos y directivos de agencia de seguros no tiene el menor sentido humanitario requerido en un negocio como este. Pero también que la desesperación de una mujer, la puede llevar a caer muy bajo, incluso al chantaje. Que durante la el desarrollo de las situaciones, la sobrevivencia y el defender a un ser amado la pueden conducir a hacer imprudencias. En donde desde el principio vemos que nada podría estar peor, pero de hecho durante poco más de una hora nos damos cuenta que si puede y empeora en cada escena.

15288674_10157765532200363_6367152994161240657_oCabría mencionar que la cinta también muestra sólo una parte del sistema de salud de nuestro país, el de la gente con mayor poder adquisitivo que paga sumas importantes de dinero para no estar en el IMSS o los seguros populares de salud pública. El «monstruo» que describe la cinta sólo es a punta del iceberg que en este caso molesta a una clase acomodada que puede pagar un seguro de vida, que no deja de ser una denuncia y un amasijo de corruptelas y burocracia de las aseguradoras que provocan el verdadero cáncer del sistema de salud mexicano.

No menos trágica he injusta que las dos cintas «La Muerte del Señor Lazarescu» (de Cristi Puiu, 2005) o un «Día de Furia» (Joel Schumacher, 1993), esta historia evidentemente es una queja al sistema de seguros médicos privados y a la frialdad con la que las personas se conducen ante la tragedia de otros. La cuarta ficción del dúo Rodrigo Plá (director) y Laura Satullo (guionista) logran continuar con el sello que los caracteriza, reflejar una drama fuerte en algún sector de la sociedad mexicana contemporánea.

Por Nayeli Lima

@flasnayeli

Cinematlán, El lugar del Cine

Cine para Llevar

CinematlanLogo-1

t: @Cinematlan   /   f: /Cinematlan  /  #cinecdotario

t: @para_cine   /   f: /cine.mobile




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *