FICG, Neruda, La caja vacía

754

Con Alemania como país invitado de honor, el legendario actor Willem Dafoe como presencia mediática principal, la mítica actriz Ofelia Medina homenajeada por su trayectoria con un mayahuel de plata, y una siempre cuidada selección de cine iberoamericano; iniciaron los trabajos de la 32 edición del festival decano de los encuentros cinematográficos del país. En este caso, presentando el estreno de la más reciente cinta del excepcional cineasta alemán de ascendencia turca, Fatih Akim — Tschisck (2016)— quien arma el dinámico divertimento de un par de menores de edad que burlan permanentemente a la justicia al robar un carrito que los llevará a vivir verosímiles aventuras en la Alemania rural del siglo 21. Una road movie fabulada sobre el soporte que la amistad da cuando el entorno aprieta, sin ahogar, en una de las épocas más difíciles de la vida: la adolescencia.

Neruda

Se dice que las mejores películas son aquellas que se aprecian como superiores en la segunda vista. Este es el caso de Neruda (2016), la libre aproximación poética que el ya mejor director latinoamericano, Pablo Larraín (Jackie, 2015), hace de la persecución que el sabueso inspector Óscar Peluchonneau (el Gael García Bernal mejor actuado de los últimos tiempos) hace tras la figura del gran poeta chileno proscrito en su país, antes de escapar al exilio en Europa. No obstante lo anecdótico del momento biográfico, Larraín hace un cuidado montaje también muy basado en la cinefotografía del buen Sergio Armstrong y en atmósferas que mucho remiten a los sensibles versos del poeta, muy bien interpretado por el santiagueño Luis Gnecco.

Sin duda, Neruda reafirma —lo que ya se escribió aquí— a Larraín como uno de los cineastas del mundo a seguirse muy de cerca.

Dirigida por Pablo Larraín

Luis Gnecco, Gael García Bernal, Mercedes Morán

1h 48

B

La caja vacía

A decir en entrevista con quien esto escribe, la realizadora Claudia Sainte-Luce (Los insólitos peces gato, 2013), asegura que su cinta La caja vacía es una visión muy personal sobre los diferentes momentos de la vida que, siempre, definirán en mucho la muerte de sus personajes. En este caso Toussaint, un repelente haitiano migrante al que el espectador conoce desde pequeño, hasta su adultez mayor cuando la misma directora se acerca circunstancialmente, en forma de personaje llamado Jazmín, a este hombre, su padre, y al repaso de los recuerdos que se vuelve inevitable.

Alejada, en lo formal, de sus …insólitos peces, Sainte-Luce entrega ahora una narrativa más exigente para el propio espectador: oscura, fragmentada, aplastante; como literalmente lo hacen las ciudades donde ha filmado esta obra, reconocida por ella misma como un trabajo todavía más personal que la emocionante cinta que la dio a conocer hace ya cuatro años y que precede a la que se estrena este fin de semana en el Valle de Toluca.

Dirigida por Claudia Sainte-Luce

Claudia Sainte-Luce, Jimmy Jean-Louis, Pablo Sigal

1h 41

B




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *