PREMIOS PLATINO 2017: LA FIESTA FUE EN MADRID

798

TEXTO Y FOTOS: GONZALO “SAYO” HURTADO

La cuarta edición de la gala iberoamericana del cine tuvo lugar en la capital española en su infatigable esfuerzo por fortalecer la identidad audiovisual de la región

De una gélida Punta Del Este a una cálida Madrid, los Premios Platino confirmaron este año su vocación por promocionar la oferta cinematográfica regional con cuotas de cine de autor, pero sin perder de vista la consolidación de un referente de cara al mundo y apelar al reconocimiento de algunos iconos, qué con mayores o menores merecimientos, refuercen dicha idea.

Ya desde las jornadas previas con el anuncio de los premios honoríficos y los resultados de la votación Online para mejor película, actor y actriz, los cálculos empezaron a echarse a andar de cara a lo que podría suceder en la ceremonia del sábado 22 de julio. La elección del chicano Edward James Olmos como el homenajeado de la ocasión no pudo ser más acertada debido a su capacidad actoral reconocida desde su faceta televisiva como el Teniente Castillo en el Miami Vice de Michael Mann, sumada a su trayectoria cinematográfica con una icónica aparición en el clásico Blade Runner (1982) de Ridley Scott y una nominación al Oscar por su destacable protagónico en el drama Stand and Deliver (1988) (donde interpretó a un profesor boliviano de matemáticas empeñado en hacer que sus alumnos chicanos superen sus mediocres promedios escolares). Justamente, este rol se emparenta con su marcada vocación por el activismo en favor de la comunidad latina en EE UU.

En cuanto a los galardonados por el voto del público a través de Internet, el que Natalia Oreiro se haya impuesto categóricamente hace evidente la gran empatía que la uruguaya consiguió como una cantante de cumbia en el biopic Gilda (el parecido físico con la desaparecida cantante es notable). En las categorías restantes, el triunfo de El ciudadano ilustre de Mariano Cohn y Andrés Duprat no sorprendió dada la repercusión internacional que la película argentina ha venido consiguiendo internacionalmente con sus triunfos en los premios Ariel de México y Goya de España y los festivales de Venecia y La Habana, en lo que sería un anticipo a los resultados de la premiación oficial y en la que abundaremos más adelante acerca de sus virtudes y carencias.

Gastón Duprat y Mariano Cohn, directores de El Ciudadano Ilustre. 

El codiciado Premio Platino.

Óscar Martínez, Mejor Actor por Voto Online

Natalia Oreiro, Mejor Actriz por Voto Online

LA GRAN NOCHE

El recinto escogido para la ceremonia resultó ser La Caja Mágica, una de las instalaciones de tenis más modernas del mundo, pero cuya capacidad calorífica puso a prueba a la concurrencia en la alfombra roja. La prensa acreditada se vio obligada a hidratarse continuamente en medio de la lluvia de famosos.

Si el año pasado la conducción recayó en el trío conformado por Natalia Oreiro, el comediante Adal Ramones y el español Santiago Segura, el resultado no tuvo el impacto deseado al ser el mexicano un fenómeno muy poco conocido en Argentina, Chile, Brasil y la misma España, mientras que el tono de humor negro de Segura se prestaba más a una anti ceremonia que a una celebración en sí. De ese modo, solo la uruguaya reincidió este año (su encanto no dejó disconforme a nadie), mientras que su compañero fue el humorista español Carlos Latre, cuya performance buscaba más la referencia a sus pares estadounidenses como Jimmy Kimmel o Jimmy Fallon, consiguiendo mayor llegada al público con sus paródicas ocurrencias.

Alfombra Roja: Director español Pedro Almodóvar 

Alfombra Roja: Actriz colombiana Angie Cepeda

Alfombra Roja: Actor argentino Darío Grandinetti

Alfombra Roja: Directora chilena Pepa San Martín

La selección de los números musicales no pudo ser más variopinto, ya que el popular reggaetón La gozadera de los cubanos Gente D’ Zona fue el escogido para la apertura con mucho sentido del marketing, recayendo el mensaje “integrador” en el tema La Muralla a cargo de la flamenca India Martínez, el folclorista argentino Abel Pintos, el rapero español Arkano y la mexicana Sofía Reyes; mientras que Miguel Bosé puso la cuota de sobriedad con su hit Morenamia; siendo el cierre de la gala con el rescate del dúo español Los del Río con Macarena, reactualizando más de un trauma de los noventa.

SOBRE LOS PREMIOS

Si el año pasado El abrazo de la serpiente del colombiano Ciro Guerra fue la película que canibalizó la atención al llevarse siete galardones debido al impacto mundial de su nominación al Oscar a Mejor Película Extranjera, este año quien cumplía esos requisitos era la argentina El ciudadano ilustre, cuyo cabildeo en el ámbito iberoamericano ya la había posicionado internacionalmente desde la elección de la Academia argentina como su representante al Oscar en desmedro de La Noche larga de Francisco Sanctis de Andrea Testa y Francisco Márquez y La luz incidente de Ariel Rotter, ambas ciertamente superiores pero de menos llegada al gran público debido a su vocación oscura, una, y densa, la otra.

El ciudadano ilustre, sobre Daniel Mantovani (Óscar Martínez), un escritor argentino que gana el Premio Nóbel de literatura y qué tras un exilio voluntario de muchos años en España, regresa a su pueblo natal en el interior para ser motivo de una serie de homenajes. El reencuentro resultará funesto, ya que el espíritu provinciano de sus coterráneos, sus prejuicios, mediocridad y excesivas atenciones terminaran por mellar su ánimo hasta el punto de explotar emocionalmente. Visualmente bastante convencional, la dupla de directores Cohn/Duprat no busca cautivar al público con la propuesta visual, más sí con el tono de humor negro que surge desde los desencuentros entre el literato y los pueblerinos, subrayando el desprecio hacia estos desde una mirada “superior” que tiene poco de reflexiva y mucho de prejuiciosa. Así, El ciudadano pretende ser un análisis social desde el humor, pero termina siendo más bien una exaltación de inconductas que persisten en la Argentina desde un punto de vista cuestionable.

En dicho panorama, a la película argentina le bastaron solo tres premios principales para alzarse como la gran ganadora de la noche: Mejor Película, Guión y Actor. En el primer rubro, su competencia más fuerte resultaba la brasileña Aquarius de Kleber Mendonca y Neruda del chileno Pablo Larraín. Del lado de la brasileña, le jugaba en contra que la mayoría de sus galardones iban directamente al notable desempeño de su protagonista, Sonia Braga, mientras que la segunda traía consigo como su mayor valor su triunfo con cuatro trofeos en los Premios Fénix. Por ese lado puede entenderse la decisión de otorgarle el premio a El ciudadano,  cuya cosecha en premios resultaba superior, aunque no debería ser el único criterio para determina su calidad final.

Óscar Martínez, Mejor Actor por El Ciudadano ilustre

Por el lado del guión, Neruda también seguía siendo una sombra para la producción argentina, y en cuanto a mejor actuación, a pesar del buen desempeño de Óscar Martínez como el escritor atormentado, resultaba absolutamente superior el trabajo del chileno Alfredo Castro en Desde allá (Ven/Mex) de Lorenzo Vigas, como un silente fabricante de prótesis dentales, con conflictos familiares irresueltos y una homosexualidad reprimida.

En cambio, la elección de Sonia Braga a Mejor Actriz y de Pedro Almodóvar a Mejor Director, obedecía más al reconocimiento de grandes trayectorias del cine iberoamericano, aunque hay que decir que en el caso de la brasileña, su trabajo en Aquarius supone un resumen que capitaliza toda su experiencia en un papel poderoso al componer a una mujer madura que lucha por conservar su departamento de los apetitos de una constructora, en un símil que involuntariamente la mimetizaba con el drama de la ex presidenta Dilma Rousseff, a quien Braga defendió ardorosamente durante la presentación de la película en Cannes y que le valió la venganza política del nuevo mandatario Michel Temer, ya que Aquarius fue ignorada como candidata de Brasil al Oscar a Mejor Película Extranjera cuando tenía méritos de sobra para llegar a formar parte de la terna.

Sonia Braga, Mejor Actriz por Aquarius

Pedro Almodóvar, Mejor Director por Julieta

En cuanto a Julieta de Pedro Almodóvar, si bien es un regreso del manchego que muchos de sus seguidores celebraron, la huella del director sigue presente en una historia de amor y desamor cuya riqueza de lenguaje y manejo narrativo entusiasmaban en los 2 primeros tercios de la historia, pero el director no pudo evitar su vocación por rendir tributo al melodrama e intervenir una historia que pudo redondear genialmente con un tratamiento más clásico, optando por el caos y el delirio y desdibujando lo que tan hábilmente había delineado en el inicio. De ahí que el premio a mejor director obedezca más a su figura como ícono del cine, que a su presente actual. El premio bien pudo ir a manos de Pablo Larraín o Kleber Mendonca.

La otra ganadora resultó Un monstruo viene a verme (Esp) de Juan Antonio Bayona, que a pesar de hacerse de 4 galardones (Fotografía, sonido, montaje y dirección de arte), por tratarse de categorías técnicas no superaba lo obtenido por El ciudadano En una curiosa decisión, estos cuatro premios fueron entregados prácticamente en bloque en un mismo segmento, tal vez para ahorrar tiempo.

Un monstruo viene a verme, mejor fotografía, montaje, dirección de arte y sonido

En lo que si no hubo objeción fue en el premio a Opera Prima, que recayó en Desde allá (Ven/Mex) de Lorenzo Vigas, drama intimista ubicado en un choque de estratos económicos en el Caracas actual, aunque también tenía dura competencia con Rara (Chi), Viejo Calavera (Bol) y Tarde para la ira (Esp). Como fuere, hubo voluntad de nominar y premiar en este apartado a obras más comprometidas y fue evidente. Como también lo fue la expresión política del director Vigas en contra del gobierno de Nicolás Maduro, quien anteriormente se había negado a manifestar una posición política sobre los hechos recientes en Venezuela que a decir suyo durante el Festival de San Sebastián 2016, “estaba implícito en su película”. También se manifestaron sobre el tema la actriz Prakitri Maduro, quien durante el anuncio de una de las ganadoras exhibió una bandera de su país de cabeza como protesta, repitiendo lo hecho por los actores Malena González y Miguel Ferrari en la alfombra roja.

Lorenzo Vigas, ganador de Opera Prima por Desde allá

En Mejor Documental había una leve esperanza que se hiciera un merecido homenaje al famoso Grupo de Cali con Todo empezó por el fin de Luis Ospina, que reconstruye la historia del mismo cineasta y sus compañeros Carlos Mayolo y Andrés Caicedo, fundadores de un movimiento que empezó en Colombia y se convirtió en una inspiración en todo el continente. Sin embargo, quien salió airoso fue 2016: Nacido en Siria de Hernán Zin, con un impactante retrato sobre el dramático periplo de los refugiados sirios en Europa, quienes huyen de la guerra civil desatada en su país.

Finalmente, y como ya habíamos anticipado desde el año pasado, los Platino incorporaron el rubro de Mejor Miniserie o Teleserie haciendo eco de las buenas producciones que vienen siendo promovidas en plataformas como Netflix. La ganadora resultó ser la coproducción de Cuba/España Cuatro estaciones en La Habana y esto es un gesto del que ya vienen replicando otras premiaciones como el Ariel y los Fénix.

Así pues, bajó el telón de los Platino, con una ceremonia fastuosa que más que pretender meramente el glamour, quiere hacer eco de la celebración del Cine Iberoamericano en el mundo entero. Por supuesto, siguen pendientes muchos puentes que tender entre las cinematografías de la región, pero es un reto que más que desanimar debe ser tomado como un desafío.

TODO EL PALMARÉS

  • Mejor película iberoamericana de ficción: El ciudadano ilustre (Arg/Esp)
  • Mejor dirección: Pedro Almodóvar, por Julieta
  • Mejor interpretación masculina: Oscar Martínez, por El ciudadano ilustre (Arg/Esp)
  • Mejor interpretación femenina: Sonia Braga por Aquarius (Brasil)
  • Mejor guión: El ciudadano ilustre (Arg/esp)
  • Mejor documental: 2016. Nacido en Siria (España)
  • Mejor ópera prima de ficción iberoamericana: Desde allá (Venezuela, México)
  • Cine y educación en valores: Esteban (Cuba)
  • Mejor película de animación: Psiconautas, los niños olvidados (España)
  • Mejor música original: Julieta (España)
  • Mejor dirección de montaje: Un monstruo viene a verme (España)
  • Mejor dirección de arte: Un monstruo viene a verme (España)
  • Mejor dirección de fotografía: Un monstruo viene a verme (España)
  • Mejor dirección de sonido: Un monstruo viene a verme (España)
  • Mejor miniserie o teleserie cinematográfica iberoamericana: Cuatro estaciones en La Habana (Cuba-España)
  • Premio de honor: Edward James Olmos

VOTACIÓN DEL PÚBLICO ONLINE:

  • Mejor película: El ciudadano ilustre (Arg/Esp)
  • Mejor Actor: Oscar Martínez por El ciudadano ilustre (Arg/Esp)
  • Mejor Actriz: Natalia Oreiro por Gilda, no me arrepiento de este amor (Arg/Uru)



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *