El sacrificio del ciervo sagrado

193
Según Eurípides, uno de los autores más duros de la tragedia griega, el príncipe Agamenón tuvo que hacer el máximo sacrificio —matar a su ser más querido—, para expiar sus pecados. Esto significaría toda una barbaridad para la sociedad actual, que se cree civilizada. En la época actual, otro griego, Yorgos Lanthimos (La langosta, 2015), dejará a un lado las complicaciones propias de una cinta de época y adaptará a la época actual la tragedia de Eurípides, con la tristísima persona del cirujano Steven, quien tiene una misteriosa relación, que raya en la pederastia, con Martin, un extrañísimo joven que lo somete, al punto de imponerle cierto «amable» estilo de vida que, en realidad es la representación de un endeble equilibrio amistoso, que se romperá en cuanto el doctor falle en sus complacencias perjudicando a su familia, empezando por los pequeños, quienes dejarán de alimentarse hasta la muerte a menos que el doctor, como Agamenón, sacrifique al ser más querido de los que le rodean.
En el que podría considerarse su montaje más pulcro, tal vez en correspondencia con sus actores protagónicos, Lantinos sitúa su relato en un helado, no por el clima, entorno en el que todos se comportan cual autómatas, a menos que se vean tocados por una desgracia suprema, que es lo que les sucede a las insensibles sociedades urbanas actuales, aquí representadas por la familia del cirujano Steven, exitosa en lo económico, pero vacía en el interior.
Así, como lo hiciera en su también perturbadora La langosta (2015) —en la que a los solteros se les permitía vivir un romance, antes de ser transformados en un animal salvaje— Lantinos provoca y deja en el desasociego a quien ve su obra, para padecer en la proximidad la tristeza y la soledad provocadas por la falsa felicidad que da el ser “exitoso” en términos sociales y económicos.
Una muy buena película.

The Killing of a Sacred Deer

Dirigida por Yorgos Lanthimos

Colin Farrell, Nicole Kidman, Barry Keoghan

2h 1

C




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *