La Realidad supera a la Ficción

287

Durante mucho tiempo, la frase que se encuentra en el título de la columna de esta semana sale a relucir en diferentes reseñas, blogs y reuniones de borrachera entre amigos.

El género documental cuenta con elementos bastante valiosos para la transmisión de mensajes y emociones, por lo que esta columna está dedicada a homenajear esa parte de la realidad que nos ayuda a embellecer el mundo.

Imagen relacionada

Un documental que recientemente llegó a mis manos fue Brothers in Blood- Lions of Sabi Sand (2015). Para acotar un poco el contexto, Sabi Sand es una reserva natural cuidada por la mano del hombre sin interferencia del mismo.

La fauna y flora se desarrollan de manera natural y se mantienen bajo las normas y lineamientos de sus propias jerarquías. Es aquí donde entra en juego el título de Rey de la Selva (a pesar de que no sea una selva) donde las manadas y coaliciones de leones luchan por gobernar el territorio.

Como dato cultural (aprendido en este documental) cuando los grupos de leones están conformados por hembras y machos o únicamente hembras, son manadas, de ser solamente machos, son coaliciones, por lo que una coalición puede dominar diferentes manadas.

Dicho esto nos centramos en la historia de seis hermanos; Mahkulu, Rasta, El Guapo, Scar, Cola Torcida y Mr T, mejor conocidos como los Mapogo. Dignos de realizar un documental de estos magníficos personajes, estos seis leones lograron lo que ningún otro grupo, dominar con firmeza y poder casi todo el territorio de Sabi Sand.

Imagen relacionada

Algunas veces, cuando he mencionado la palabra documental con algunos amigos, se imaginan vídeos aburridos donde únicamente tiraran 2 horas de su vida. Por lo que debo aplaudir por el manejo de cámaras y narrativa, ya que las últimas líneas es con lo último que describiría a Brothers in Blood.

Esta columna me gustaría culminarla con dos puntos clave, el primero, dejando la liga del Trailer para que disfruten de ser posible de esta pieza. El segundo, con la reflexión que despertó en mí esta magnífica obra, la vida en muchas ocasiones tiene la posibilidad de superar a la ficción, vivir una vida digna de ser documentada depende de cada uno. Por mi parte, quiero vivir una vida digna de un Mapogo.

-JLMC




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *