De Pedro Malo a Ezequiel Alcántanra

131

México es un país de matices, lo es y ha sido desde siempre, a lo largo de la historia de este país el arte y la manera de transmitir mensajes ha sido tan cambiante como la cultura misma.

A mediados de la década de los 30, comenzó una época que fue conocida como el momento de oro en el cine mexicano. Exponentes como Pedro Infante, Jorge Negrete, Emilio «El Indio» Fernández, Pedro Armendáriz, Dolores del Río, Silvia Pinal, Cantinflas y Manuel Valdés por mencionar algunos, mostraron infinidad de talentos en la pantalla grande.

Resultado de imagen para dos tipos de cuidado

Diferentes identidades y corrientes se encontraban envueltas en las propuestas que llegaron de 1936-1959. ¿Por qué México tomó tanta fuerza en estos años? Simple, la Segunda Guerra Mundial afectó gran parte de la atención y recursos de Estados Unidos y Europa, por lo que otros países tuvieron carta abierta para poder experimentar en la industria cinematográfica.

Los contenidos plasmaban realidades del contexto mexicano que siempre generaban interés; obras con tinte ranchero como Dos tipos de Cuidado (1952) o historias de diferentes viajeros como El Bolero de Raquel (1957) dejaban al descubierto el contexto que se vivía y que generaba identidad vinculada con lo vivido en su momento.

Resultado de imagen para bolero de raquel

Al paso de los años, si bien es cierto que para entender a un país hay que mirar su cine, los boleros y cantantes acompañados de mariachi fueron quedándose en el olvido.

Es turno ahora de develar otras situaciones sociales que preocupan en diferente medida a la mente de los creadores de cine mexicano (hago una distinción porque dejamos fuera a los creadores mexicanos, nos referimos al cine nacional en largometraje).

Resultado de imagen para perfectos desconocidos

Entregas como Perfectos Desconocidos (2017) la cual no solo resalta valores homofóbicos en nuestra realidad, además de infidelidades y traiciones; sin dejar de lado la alta priorización de la tecnología en nuestras vidas es únicamente el contexto de lo vivido actualmente.

No manches Frida (2016) y su secuela (2019), nos muestran un reflejo de comedia vulgar y atrevida que da el golpe en diferentes sectores. Puedo apreciar el doble sentido en algunos comentarios, pero en la segunda entrega (spoiler) doble vomitada por borrachera a un sacerdote, creo que es demasiado.

Resultado de imagen para no manches frida

Es fácil el poder visualizar porque ahora se busca revalorizar a las antiguas figuras; con la noticia de que Omar Chaparro dará vida a Pedro Infante, despertó controversia entre el público. Lo interesante es lo siguiente, se dijo que el proyecto será una comedia.

Sinceramente, no sé que esperar de este híbrido entre el oro…y el cobre.

-José Luis Mecatl Carmona

Twitter: luiscarmona94

Instagram: patocarmona94




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *