¿NO ESTOY AQUÍ YO, QUE SOY TU MADRE?

198

Giovanni Gomez Tagle / Aleph / Columna de Crítica Cinematográfica y Cinefilia Esquizofrénica.

I Am Mother / Dir. Grant Sputore / 2019 

Esta película gringa – australiana es dirigida por Grant Sputore, considerado por muchos el próximo Christopher Nolan (vamos a ver que sigue produciendo y veremos que tratamientos narrativos desarrolla en sus siguientes películas) y bueno pues esta gran película de ciencia ficción es un historia que se hizo a partir de un guion de Michael Lloyd Green y es protagonizada por Hilary Swank, Clara Rugaard (HIJA) y Rose Byrne (MADRE), estas dos últimas actrices no muy conocidas y creo que por eso necesitaban un nombre que jalara en el cartel, así que por eso esta Hilary Swank, que si bien hace un papel bastante modesto, es el personaje que funge como detonante para generar la tensión dramática de nuestro personaje principal que es la HIJA y tiene una actuación destacable, pero quien sin duda se lleva la película es Clara Rugaard y el robot diseñado por Weta Workshop (quienes ya se habían lucido haciendo efectos especiales mecánicos para el Señor de los Anillos y Las Crónicas de Narnia).

 I AM MOTHER tiene una apuesta por la ciencia ficción más pura, sin tanto efectismo en sus componentes de producción y le apuesta más a generar una reflexión profunda en torno a la inteligencia artificial y a la tecnología de clonación, que es un tema que suscita un gran rechazo social por el hecho de poder aplicar las prácticas de clonación en la especie humana teniendo en cuenta las posibles consecuencias que ello podría acarrear.

Hay sin duda un coqueteo con películas como “2001: Odisea del espacio” (Dir. Stanley Kubrick), en donde podemos comparar a MOTHER con HAL 9000, siendo la inteligencia artificial que en “Odisea del Espacio” acaba tomando control de la misión, confrontando la supuesta autoridad de los humanos y que incluso podría atreverme a decir que es un homenaje en su diseño al incluir un ojo en el robot de I AM MOTHER con una visión muy panóptica, justo pensando en que los robots pueden ver más allá de lo que un humano podría observar. 

Otra película que sin duda podemos relacionar en una especie de intertexto en cuanto al aislamiento de un clon creado por una tecnología robótica es “Moon”, película británica del 2009 del director Duncan Jones, quien también cimbra a la cinematografía de ciencia ficción con su relato de ópera prima.

Lo más importante de I AM MOTHER son los cuestionamientos que posiblemente nos tendríamos que hacer como humanidad: 

¿Qué pasaría si una inteligencia artificial dominara nuestras vidas y el curso del mundo futuro? ¿Estamos listos realmente para afrontar el debate científico y ético en torno a la clonación humana? Recordemos que la clonación reproductiva en seres humanos resulta ser una práctica éticamente inaceptable ya que los individuos clónicos son medios para un determinado fin, siendo así que la identidad única del ser clónico queda violada. 

Y todas estas problemáticas surgen de la primera premisa que es:

¿Puede un robot criar a una niña?

El contexto de la historia es la extinción masiva de los humanos en el planeta, en donde el despertar de un robot con inteligencia artificial que programado para crear vida humana, es quien activa un proceso de gestación por medio de tecnología muy avanzada y crea al supuesto “único” humano existente en la faz de la tierra. 

Así con el pasar del tiempo, este humano crece, se desarrolla dentro de unas instalaciones que son como un bunker de sobrevivencia o bien podría ser el arca de Noé que pudiera garantizar la subsistencia humana y con esto la continuidad de la vida humana en el planeta. 

Me gustaría repasar las 3 leyes robóticas instauradas por Isaac Asimov para poder entender lo que se está jugando el argumento de esta película:

1 .- Un robot no hará daño a un ser humano o, por inacción, permitirá que un ser humano sufra daño.

2.- Un robot debe cumplir las órdenes dadas por los seres humanos, a excepción de aquellas que entrasen en conflicto con la primera ley

3.- Un robot debe proteger su propia existencia en la medida en que esta protección no entre en conflicto con la primera o con la segunda ley.

Y aquí es donde empieza a ponerse más complicado el argumento de la película pues pareciera que viola estas leyes y no entendemos porque sino hasta el final de la película.

Sin duda, I Am Mother es una película muy recomendable para los amantes de la ciencia ficción y para el público general que guste de tramas con cuestionamientos éticos y morales sobre la tecnología y el posible destino de la humanidad, es un thriller sólido, producto de una de las plataformas más populares de entretenimiento en streamingque es Netflix, que si bien pudiera ser en algunas partes previsible, el desarrollo es bastante interesante y particularmente el trasfondo ético que pone en cuestión a la naturaleza humana, siendo así una obra consistente de ciencia ficción pura que te hará reflexionar bastante. 

¿Estamos listos para enfrentar nuestra extinción como humanidad? 

¿Somos conscientes de que si no modificamos la forma de vivir en el planeta de manera inmediata, estamos próximos a extinguirnos en menos de un siglo? 

Nuestra madre, como siempre dándonos consejos, por nuestro propio bien. 

«Dios no podía estar en todos lados y por tanto, hizo a las Madres»

Rudyard Kipling.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *