“Un dos tres por mí, por el desollador de mentes y por todos mis extraños amigos”

163

<Recomendación de películas de fantasía y aventuras juveniles para todos los fans de Stranger Things>

Giovanni Gomez Tagle / Aleph / Columna de Crítica Cinematográfica y Cinefilia Esquizofrénica.

Stranger Things es una serie de suspenso y ciencia ficción coproducida y distribuida por Netflix, una de las plataformas monstruo actuales y que ha marcado súbitamente las tendencias de consumo cultural a nivel mundial y particularmente echándole el ojo a la generación millenial y centennial. Esta serie escrita y dirigida por los hermanos Matt y Ross Duffer fue estrenada en el 2016, causando un furor en esa franja de consumo joven y ávida de consumir series con aventuras para jóvenes y que mejor si es ciencia ficción.

Es una serie que primordialmente hace un homenaje al cine fantástico y de ciencia ficción de los años 80, con referencias directas sobre películas de Steven Spielberg, Wes Craven,​ John Carpenter,​ Stephen King, Rob Reiner, George Lucas, entre otros, incluyendo también referencias constantes de anime, videojuegos y música de esa década.

El argumento de la serie se sitúa en el ficticio condado de Hawkins, en Indiana, Estados Unidos, precisamente durante los años 80, cuando un niño llamado Will Byers desaparece misteriosamente y su grupo de amigos Mike, Dustin y Lucas y una niña fugitiva y con poderes telequinéticos que le llaman “Once”, es quien viene a aderezar esta trama y los pretende ayudar para encontrar a su amigo Will. 

Lleva ya 3 temporadas esta serie y particularmente considero que la primer temporada es la más circular de todas hasta el momento, con la intención de abrir y cerrar una historia nueva en cada temporada, en la última temporada estrenada el pasado 4 de julio, se presenta una nueva trama pero con un toque más “adolescente” no tan “puberto”, en donde ahora parece que las aventuras de los mismos personajes también involucran el tan accidentado “amor adolescente”, del cual todos fuimos víctimas y sobrevivientes. 

La tercera entrega de «Stranger Things» devolvió la amenaza del Upside Down (Mundo del Revés) a Hawkins, donde la pandilla debió hacerle frente una vez más, haciendo algunos sacrificios en el camino para detener al Mind Flayer ( QUE VENDRÍA SIENDO ALGO ASÍ COMO EL DESOLLADOR DE MENTES), quien es el monstruo central de esta tercer temporada.

Y como sé que a muchos fans se les queman las habas para poder ver la cuarta temporada, que a mi particularmente ya no me entusiasma casi nada, creo que me entusiasmo más el pasado tráiler con la Chilindrina (que por cierto es una joya), les recomendaré varias películas que tienen temáticas similares a Stranger Things y particularmente son historias de aventuras juveniles que sin duda fueron referencias obligadas para los creadores de esta serie: 

ET, el extraterrestre (1982): Es posiblemente una de las mayores influencias de Stranger Things, desde la presencia de un alienígena en la vida normal de un niño hasta la huida en bicicleta en el final. Esta archiconocida película de Steven Spielberg es todo un clásico del séptimo arte, y merece ser recordado de cara a los nuevos capítulos de la serie de Netflix.

Encuentros cercanos del tercer tipo (1977): Aunque más enfocada a la ciencia ficción y los alienígenas y los OVNIS convencionales (si es que ya pueden ser convencionales), hay varios puntos en común que unen este film de Steven Spielberg y la serie de Netflix. Esta es una de las grandes películas jamás rodadas de ciencia ficción que seguro hará vibrar tu corazón.

Midnight Special (2016): Ha sido comparada con “Encuentros de tercer tipo” y no nos extraña para nada: tiene ese aura spielbergiana y una historia protagonizada por un niño con poderes sobrenaturales. Por eso le persiguen para utilizarlo, como a Once en Stranger Things, y es cuando aparecerá el padre (Michael Shannon) para protegerle. 

La puerta (1987): Esta película canadiense, que cumplió ya sus pasaditos 30 años, elaboró un cóctel perfecto de fantasía, terror e infancia, con la historia de dos niños que abren una puerta infernal que deberán cerrar si no quieren convertirse en los responsables del apocalipsis. Dirigida por Tibor Takács, esta película encuentra punto en común con la serie de Netflix en la existencia de un mundo paralelo lleno de monstruos y -dato curioso- los teléfonos que explotan al conectarse entre ambas dimensiones. ¿Inspiración de los Duffer? Probablemente Chi.

Cuenta conmigo (1986): Cuatro amigos y una misión: encontrar el cadáver de un niño antes de que la policía se lo lleve. Ese viaje morboso a través de vías del tren y peligrosos puentes de madera se convierte en toda una reflexión sobre la infancia, el futuro y la amistad. Es Stephen King quien firma la historia original de esta película, así que no podemos esperar menos.

Exploradores (1985): En pleno auge de las historias fantásticas sobre la infancia gracias a Steven Spielberg, el cineasta Joe Dante hace esta película de ciencia ficción que contenía también pequeños protagonistas haciendo cosas extraordinarias. Un joven Ethan Hawke protagonizó este film ochentero sobre unos niños que construyen una nave espacial para descubrir qué hay más allá de su realidad.

Los Goonies (1985): Sin el terror ni la mala baba que puede verse en muchos momentos de Stranger Things, este clásico de los ochenta ha sido una influencia clarísima para los hermanos Duffer (¡La historia secundaria de los adolescentes es exactamente igual!), y por eso es un MUST para cualquier fan de la serie, y para cualquier persona, en realidad que guste de la fantasía.

Pesadilla en Elm Street (1984): La protagonista de este clásico de Wes Craven se llama Nancy, igual que la adolescente protagonista de Stranger Things. Y esa no es la única coincidencia: el tema de la sexualidad recorre ambas historias, y, por supuesto, la presencia de un monstruo que las acosa y las amenaza de muerte. El Demogorgon y Freddy Krueger no son tan diferentes como pareciera a primera vista. 

Ojos de fuego / Firestarter (1984): De nuevo Stephen King vuelve a servir de influencia para Stranger Things, con esta historia que Mark L. Lester llevó a la gran pantalla con una pequeñísima e inocente Drew Barrymore. De nuevo, el gobierno quiere controlar los poderes sobrenaturales de una niña y usarla en su beneficio, la niña puede provocar incendios con la mente como un ejemplo de sus poderes mentales.

Dieciséis velas (1984): No todo son sucesos paranormales en Stranger Things: si estás más enganchado al triángulo amoroso adolescente, te conviene revisar las películas ochenteras de John Hughes. Esta es un buen ejemplo, con una flamante Molly Ringwald en uno de los romances teen más sutiles y originales del cine.

Poltergeist o juegos diabólicos (1982): De este clásico ochentero podemos obtener ese misterio y suspense que recorre cada capítulo de Stranger Things. Dirigida por Tobe Hooper y co-escrito por Steven Spielberg (que ya vimos que es un ente omnipresente en esta lista), y bueno la película cuenta la historia de una familia asediada por fenómenos paranormales en su propia casa, que encuentra su reflejo en los momentos domésticos más locos de Winona Ryder en la serie de Netflix.

Scanners (1981): Dejamos a un lado la infancia y nos centramos en otro de los aspectos de Stranger Things: los poderes mentales. En esta película canadiense de David Cronenberg, los scannersson personas con extraordinarios poderes psíquicos que conforman un grupo letal que un doctor quiere derrotar por el bien de la humanidad.

La furia (1978): El cineasta Brian de Palma nos lleva de nuevo a la clásica trama de «niños con poderes paranormales que el gobierno quiere utilizar en su beneficio» (esto ya debería ser un subgénero), en fin esta película es una buena opción para abrir boca a las historias de ciencia ficción con muchas dosis de suspenso y aventuras. 

Super 8 (2011): Esta película de J.J. Abrams demostró que tiene muchos elementos para ser el próximo Steven Spielberg. Al menos, en lo que se refiere a historias de niños nerds haciendo cosas extraordinarias. En esta película puedes encontrar el lado más amable de Stranger Things, esa parte más enfocada a los niños y sus problemas a través de excusas fantásticas.

It (1990 y 2017): Esta adaptación de la novela de Stephen King por parte de Tommy Lee Wallace y el remake de Andy Muschietti  es un inmejorable preludio para Stranger Things. Niños, traumas, terror, fantasia … Todos estos ingredientes presentes están en el último taquillazo de la serie de Netflix, esa vena violenta y explícita que nunca veríamos en otra de sus grandes inspiraciones de la serie que es Steven Spielberg, pero que si veremos en la segunda parte del remake de Andy Muschietti y que está próxima a estrenarse en este 2019.

“Es una lástima que la mayor parte de la humanidad tenga una visión mental tan limitada a la hora de sopesar con calma y con inteligencia aquellos fenómenos aislados, vistos y sentidos solo por unas pocas personas psíquicamente sensibles, que acontecen más allá de la experiencia común”

H. P. Lovecraft




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *