La nostalgia entra al Florpus

108

A penas hace unos cuantos días se dio el estreno de Invasor Zim y el poder del Florpus. Muchos de nosotros crecimos con esta particular caricatura, sobre todo la generación de los 90.

Por lo que una vez más el consumo se da por medio de la mercadotecnia de la nostalgia, anhelando esos días que alguna vez fueron. Al terminar de ver dicho producto, brincaron algunos pensamientos a mi mente que procederé a detallar.

En primer lugar pude notar que en realidad el guión no hizo un aporte como estaba esperado a la historia, ya que podría decirse que dio un giro 360 grados, esto es, terminó en el mismo punto que comenzó. Los chistes cuentan con la misma naturaleza a la que estamos acostumbrados; la pregunta que surge es; ¿qué aporta para el canon de los que seguimos un poco más la historia del invasor Irken?

Una vez más llega el complejo que he abordado con anterioridad, ¿era necesaria una nueva entrega de Invasor Zim? o ¿mi generación fue víctima nuevamente de su nostalgia y recordar lo que alguna vez fue?

Resultado de imagen para invasor zim florpus

Cualquiera que sea la respuesta deja más preguntas que respuestas; como el hecho de pensar como desde las generaciones desde mediados de los 80 se ven víctimas de estos reestreno, sin dar paso a nuevas manifestaciones argumentales.

Si nos remitimos a los orígenes de la comunicación, el modelo aristotélico marcaba tres elementos primordiales; emisor, receptor y mensaje. ¿Nosotros como receptores qué mensaje es el que estamos recibiendo y cómo lo interiorizamos?

Resultado de imagen para invasor zim florpus

¿Recomiendo ver la película del Florpus? Pues sí, es un buen viaje al pasado; sin embargo no recibí más que un largo episodio. Me quedó a deber un poco; aunque debo admitir que las risas no faltaron.

-José Luis Mecatl Carmona

-Twitter: @luiscarmona94

-Instagram: @patocarmona94




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *