¿Soy solo yo? o ¿Se está poniendo todo más loco allá afuera?

299

JOKER

Dir. Todd Philipps

(2019)

Giovanni Gomez Tagle / Aleph / Columna de Crítica Cinematográfica y Cinefilia Esquizofrénica.

 

Después de haber soportado una campaña mediática y un marketing brutal para esta película, incluso después de haber ganado el León de Oro, el galardón más importante del Festival Internacional de Cine de Venecia y haber cimbrado la taquilla a nivel mundial con una recaudación récord de 93.5 millones de dólares y lo que falta, “Joker”está convirtiéndose en una de las películas más “aclamadas” de la última década, y lo interesante como fenómeno cultural actual es que detrás de este mame mediático hay que destacar que esta película está basada en un personaje archienemigo de uno de los héroes creados para novela gráfica más famosos del mundo que es: BATMAN, siendo en sí misma una película que se despega totalmente de las clásicas películas de superhéroes, aunque su historia primigenia venga justamente de la novela gráfica de detectives y superhéroes, al director Todd Phillips lo teníamos en mente por películas churrescas como la adaptación de la serie “Starsky & Hutch”(2004) o las otras películas domingueras de aventuras de chavorrucos en apuros densos de viajes de drogas y ebriedad suprema con “¿Qué pasó ayer?”(2009), fue con “Nace una estrella”(2018) donde al lado de Bradley Cooper, Lady Gaga, Sam Elliott, Andrew Dice Clay y Dave Chappelle; Phillips conquista Hollywood, con esta película romántica musical logro tener una buena recepción de la crítica y varios premios como un Oscar, Grammys y varios premios más alrededor del mundo, con su última película JOKER tempestivamente cruza esa línea de ser un director exitoso en Hollywood a producir Cine de Autor.

Todos tenemos en mente las excelentes actuaciones de Jack Nicholson en la película de “Batman” que dirigió Tim Burton y a  Heath Ledger  en la película que dirigió Christopher Nolan, tal vez el menos favorecido por parte de los fans, por su actuación como Guasón fue Jared Leto quien interpreta a este personaje en «Escuadrón Suicida» dirigida por David Ayer, ahora fue el turno de Joaquin Phoenix para encarnar a Joker, a quien la crítica especializada y los millones de espectadores de la película han dotado de cierta aura de sorpresa y encanto, ante la psicótica representación de un villano, que se pensaba hasta ahora que la mejor versión cinematográfica de Joker había sido para muchos la de Heath Ledger, tal vez influyo mucho su fatídica muerte y las implicaciones bastante tendenciosas de que su actuación del personaje de la película en “Batman: el caballero de la noche” lo había llevado al suicidio, comparar actuaciones es un tanto subjetivo pero así son los fans y mucho más intensos los fans de los comics.

La Ciudad Gótica que vemos en Joker, es una ciudad que no oculta su simbólica ficción de ser New York a principios de los años ochenta, una ciudad carcomida por las problemáticas sociales que están a flote, en el año 1981 cuando Ronald Reagan toma la presidencia, se dice que esta ciudad tuvo uno de los años más violentos de la historia, el mismo año que nace MTV y la computadora personal, en ese año se registraron alrededor de 120,000 robos y 2,100 asesinatos en New York, un cifra que denota que las cosas no estaban nada bien en ese lugar, mientras la desigualdad económica de sus habitantes se acentuaba y la marginalidad era algo muy común, vemos a nuestro personaje principal deambular entre una cruzada de sobrevivencia en este contexto social y para complejizar aún más los detonantes de su destino criminal, está un posible trastorno esquizoide y el acoso que recibe a través de varias situaciones que se le van presentando, oscureciendo cada vez más el panorama, recordando como dice el refrán: La burra no era arisca sino que la hicieron a palos y es que aquí encuentra un discurso importante la película, pues la mayoría de los asesinos seriales son creados en realidad por la misma sociedad que los padece.

Los intertextos están presentes en todo momento a manera de homenajes o pastiches, desde la influencia de Marcel Marceu para la construcción del personaje, así también películas como “El año más violento”de J. C. Chandor, “Taxi Driver”, “Calles Salvajes”y “El rey de la comedia”, estas últimas 3 de Martin Scorsese, “Un Día de Furia”de Joel Schumacher, “Network”de Sidney Lumet,“El Vengador Anónimo”de Michael Winner, “Contacto en Francia”de William Friedkin, “Tarde de Perros”de Sidney Lumet y hasta «Rambo» de Ted Kocheff y evidentemente la novela gráfica más cercana a esta libre adaptación que hizo Todd Phillips es “The Dark Prince Charming” novela gráfica escrita y dibujada por Enrico Marini, en donde también podríamos emocionarnos con una posible secuela y más cercana a la novela gráfica “The Killing Joke”de Alan Moore, en donde Joker se escapa del Manicomio Arkham y Batman trata de atraparlo nuevamente.

En Joker está presente todo el tiempo la metáfora de un asesino que no tenía una mente criminal, sino que las circunstancias fueron moldeando su mente insana y desquiciada, como una especie de crisálida que va transformándose hasta salir de su capullo y extender sus alas de caos y maldad justiciera, no es más que un símbolo de la pulsión maniaca de una sociedad moderna a la que al gobierno poco parece interesarle y detona una efervescente respuesta de las clases sociales bajas que siendo mancilladas dan un golpe de hartazgo y liberación, algo similar a los que está sucediendo actualmente en varias latitudes del mundo y es que el descontento social está a flor de piel en este 2019, desde América del Sur, Europa, Centroamérica y  hasta Asía.

Otra excelente metáfora de Joker es el rico que quiere ser político y/o el político que se hace rico aprovechando su posición y bueno tendríamos que pensar que Thomas Wayneno es otro más que Donald Trump, un personaje con sed de poder político y económico y que ha hecho uso del estado para poder legitimar su poderío no solo como individuo, sino como muestra de la clase social que representa y que en realidad tiene el control de la sociedad actual en todo el mundo, tal es el caso de las siguientes lacras de personas que son jefes de estado y que ostentan fortunas que los convierten en los más ricos del mundo: el emir de Qatar: Tamim bin Hamad Al Zani, el rey de Marruecos: Mohammed VI, el presidente de Chile: Sebastián Piñera, el príncipe de Liechtenstein: Juan Adán II, el líder supremo y cachetón de Corea del Norte: Kim Jong-Un, el príncipe heredero Saudí: Mohammed bin Salman, el emir de Dubai: Mohamed bin Rashid Al Maktum, el presidente de los E.A.U: Jalifa bin Zayed Al Nahayan, el sultán de Brunei: Hassanal Bolkiah, el rey de Tailandia: Maha Vajiralongkorn, el corruptísimo presidente de Rusia: Vladimir Putiny no quisiera dejar fuera de esta lista al ex militar y ahora presidente de Brasil, al estúpido de Jair Bolsonaro y por supuesto a nuestros compinches Carlos Slim que si bien no es jefe de estado si controlo al país en materia de telecomunicaciones y favores comerciales, así como nuestro local ex gobernador del Estado de México: Hank González y anexas.

El mundo oscuro que parece vivir Arthur Fleck, es un mundo que hace también una metáfora al mundo de los más desprotegidos en la sociedad actual, es por eso que siendo una especia de villano justiciero, provoca una especie de peligrosa complicidad y sensación de liberación cuando se consuma la presencia del Joker y no de un Arthur enojado simplemente por lo que le han hecho todos como sociedad, mucho se criticó que la película podría ser una apología a la violencia y que al darle una rostro de payaso se coqueteaba con la posibilidad de detonar actos violentos en la sociedad que la consuma, pero coincido con la postura crítica del director Michael Moore, en donde plantea que la verdadera violencia la sufrió el personaje por parte de varios actores sociales que fueron trastornándolo hasta convertirlo en Joker, como mencione anteriormente los asesinos seriales los padece la misma sociedad que los genera, más allá de los posibles detonantes que pudieran tener muchos de ellos como parte de sus trastornos psicológicos que en la mayoría de los casos no nacieron con estos. Debería asustar más a los gringos su política del acceso a las armas que ha generado fenómenos culturales de asesinatos masivos en las últimas décadas.

La gran polémica en torno a los asesinatos de la Masacre de Aurora en el año 2012, donde James Eagan Holmes asesikno a 12 personas e hirió a 70 más en un desafortunado atentado en una función de cine de la película “The Dark Knight Rises”,en donde el asesino emulaba un suceso de la novela gráfica “The Dark Knight Returns”, en el que un sujeto de cabello rojo, perturbado por el estrés en su trabajo y por los supuestos mensajes subliminales contenidos en la canción “Stairway to Heaven”, acaba realizando uno de los actos más sanguinarios detrás del universo creado por DC Comicsy de la historia de los Estados Unidos de Norteamérica, destacando también que James Eagan no tenía ningún tipo de antecedente criminal pero si posibles trastornos psicológicos y acceso a las armas legalmente, como cualquier hijo de vecino en Gringolandia.

Un elemento a destacar de la película es su soundtrack que es una perfecta selección de canciones que van acompañando la ambientación de este drama, una canción que sin duda ha generado comezón es la canción “Rock and Roll Part 2”, que puede escucharse en una escena emblemática de la película, justo cuando el Joker expande su sonrisa y resplandece como psicópata, cabe señalar que esta canción ha tenido una aura especial sobre su compositor quien fue acusado de pedofilia y ahora purga años en prisión, pero esta canción ya había aparecido en películas como «Full Monty», «Happy Gilmore», «Small Soldiers» y bueno hasta en «Los Simpson», pero es tras su aparición en Joker, cuando la polémica por promocionar una canción de un criminal se apoderó del mame mediático.

Mucho se ha polemizado sobre la apología a la violencia que pareciera enmarcar Joker, pero considero que lo que en verdad nos debería de preocupar es la violencia presente en la sociedad actual al propiciar la desmedida competencia entre humanos por destacar en esta sociedad de consumismo exacerbado, nos han educado para comerte al otro, nos han educado para destacar en una sociedad que al mismo tiempo margina, viola derechos humanos, mantiene márgenes de pobreza extrema, perfiles sociales utilitarios, te dicen que “hay que ser alguien en la vida”, cuando al recibir la bendición de existir ya eres alguien en la vida, alguien muy valioso que no necesita que su jefe le dé un bono semanal, ni que lo exhiban como el empleado del mes, ni mucho menos “triunfar” en redes sociales coleccionando “likes” y/o aprobaciones de desconocidos para sentirse amados y como parte de una comunidad virtual, el amor a uno mismo es inminente para sobrevivir en este mundo violento, en este mundo oxidado que heredamos y que nos distrae constantemente para no atender las cosas importantes como nuestra propia divinidad y expandir nuestra luz eterna por encima de cualquier simulación de vida y mucho más por encima de cualquier ficción cinematográfica.

«¿Qué es lo que obtienes cuando te cruzas con un solitario enfermo mental en una sociedad que lo abandona y lo trata como basura?

¡Te diré lo que obtienes! ¡Obtienes lo que te mereces!”

Arthur Fleck




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *