Olivier Assayas

Fantasmas del pasado

205

Assayas y la locura de saber que la mayor audiencia está en una pantalla de computadora

Por Manuel Almazán, Sergio Raúl López (Cine Toma), Gonzalo «Sayo» Hurtado (CinenSayo)

Ganador de la Palma de Oro del Festival de Cannes a Mejor director, en el 2016, por su cinta Fantasmas del pasado (Personal Shopper); el parisino Olivier Assayas se sentó a conversar con tres medios, entre ellos Cine para llevar, con motivo de la presentación de su reciente film, Non-Fiction, protagonizado por Juliette Binoche, en el marco de la edición 15 del Festival de Morelia.

Entre otras cosas, Assayas vertió su puntual opinión sobre el cine en plataformas, el trabajo con estrellas de Hollywood y las emociones invisibles dos de sus más recientes obras y, ¿por qué no?, sobre Roma, de Cuarón.

Aquí, la conversación.

Sergio Raúl López (Cine Toma). La película Carlos fue también una serie de televisión. ¿Cómo ves el hecho de que muchos directores estén haciendo series, porque formato es el mismo?

-Siempre lo repito. Lo haré una vez más: Nunca consideré Carlos una serie de televisión. Es una película. La filmé como tal —pantalla ancha con locaciones por todo el mundo—. Tuve libertad creativa en el guión; pero necesitaba a la televisión para financiarla; si hubiera ido con un productor de cine para decirle que financiara una película de más de cinco horas sobre un terrorista con un actor protagónico no muy conocido (Édgar Ramírez), la película nunca hubiera sucedido. Así que, el acuerdo fue que la cinta se cortara en tres partes que se proyectarían en la televisión. Yo no tenía problema, siempre y cuando la cinta se exhibiera, también, en el cine en su formato original. Para mí fue una gran experiencia, porque trabajé con gente genial, porque no tuvo ninguna imposición del canal de televisión, tuve un presupuesto muy decente, filmé como nunca me hubiera imaginado. Fue fabuloso.

El punto es que nunca la vi como una serie también. No veo series, no es mi forma de hacer las cosas ni de relacionarme con este medio, aun cuando hay muchas cosas que suceden alrededor, hay una especie de ficción industrial y, para mí, eso no es emocionante; prefiero una película que no tenga precuelas ni secuelas ni tenga «giros», me gustan las películas. Estoy muy agradecido con ese medio.

Lo que fue emocionante con Carlos es que la película fue financiada por Canal +, la televisión francesa de paga; pero ellos no lo produjeron, lo impulsaron, así que quienes la produjeron tuvieron el financiamiento a partir de la preventa de Canal +, lo que significa que ellos son propietarios de la película, en cualquiera formato, para el resto del mundo; eso nos dio mucha libertad en términos de cómo se exhibiría y distribuiría la película, de la mejor manera posible.

Edgar Ramírez en Carlos (2010)

El venezolano Edgar Ramírez en Carlos (2010)

Gonzalo Hurtado (Cinensayo, de Perú). Quisiera saber sobre tus motivaciones para realizar una películas como Fantasmas del pasado. Con elementos de lo fantástico. Eso es inusual en tu filmografía.

—Siempre he creído que el cine tiene una relación con lo invisible: Filmas y siempre hay otro «algo» detrás de eso. Creo que el cine captura algo verdaderamente raro desde nuestra percepción de la realidad y creo que eso empecé a explorarlo desde que hice Las nubes de María. Disfruté mucho realizarla y traté de ir un paso más allá, porque cuando haces una película de lo invisible hay una forma de explorar lo inconsciente, de explorar áreas que serían muy difíciles de conocer de una manera psicológica. No lo veo como una simplificación de lo psicológico, pero sí como una «complejificación» de los personajes.

Afiche de Personal Shopper

Afiche de Fantasmas del pasado (Personal Shopper).

Manuel Almazán (Cine para llevar). ¿Puedes decirnos algo de tu trabajo con Kristen Stewart?, ella es una figura muy mediática y una estrella de Hollywood.

—Me siento muy privilegiado de haber sido capaz de trabajar con Kristen en el momento correcto. Cuando hicimos Las nubes de María, le di la oportunidad de estar en una película y en lugares en donde nunca había estado antes, y le di mucho espacio para que se expresara a sí misma, y creo que Kristen no estaba consciente de que estaba bien sentirse libre y expresarse en una película: reinventar al personaje entre una y otra toma, creo que es una libertad que traté de darle en el guión. Creo que también la interacción con Juliette Binoche fue increíblemente influyente en la interpretación de Kristen y, claro, Las nubes de María se hizo en relación de la confianza mutua que tratamos de empujar al máximo en Fantasmas del pasado. Ansío que volvamos a estar juntos pronto.

Kristen Stewart

Kristen Stewart en Las nubes de María (2014)

Sergio Raúl López. Y trabajar con Juliette Binoche… Ella no es sólo una gran actriz es una intelectual.

—Ella es amiga. Nos conocemos desde hace mucho, y no estoy trabajando con una actriz, estoy trabajando con una amiga. La quiero mucho y tenemos una relación muy profunda. Además de que lo mejor de Juliette es que si intentas hacer cosas locas, ella es tan libre y aventurada que se da un vaso comunicante con los otros actores. Entonces, cuando uso a Juliette, incluso en una película como Non Fiction, ella le comunica su energía a los otros actores y trae más de ella misma a la película, trae su energía y su imaginación. Sí, podría trabajar con ella cuando fuera.

Juliette Binoche

Juliette Binoche en Las nubes de María (2014)

Gonzalo «Sayo» Hurtado. El trabajo con Édgar Ramírez fue fantástico. ¿Tienes nuevos proyectos con este actor?

—En febrero (2019) filmaremos juntos. Se llama Wasp Network, sobre un espía cubano en Miami en los noventas, él es el personaje central. Hace mucho tiempo que intentamos ver la forma de hacer una película juntos.

Manuel Almazán. Muchas de tus películas sólo pueden ser conocidas por medio de las plataformas, como Netflix. Qué piensas de la trascendencia de este medio.

—Ha sido muy loco saber que la mayor audiencia de tu película está en una pantalla de una computadora en algún lado o en un teléfono o una iPad. Creo que te debes acostumbrar.

El punto es que siempre he hecho mis películas para la gran pantalla. Es mi relación con este medio. Es lo que amo, lo que me emociona. Es la razón por la que me hice director de cine: Esta idea de ver la película con una multitud en una sala con una pantalla grande donde compartes todo lo que pasa con la gente a tu alrededor. Hay algo físico, una forma esencial de lo que es mi amor por el cine.

La distribución de imágenes ha cambiado mucho y hay muchas películas que veo en vídeo, en casa. ¿Porqué no?, pero no puedes compararlo con la experiencia de hacerlo en un cine.

Olivier Assayas

Director francés Olivier Assayas. Foto: Gonzalo «Sayo» Hurtado

Sergio Raúl López. Hace medio siglo, los miembros de la nouvelle vague le dieron un portazo al cine convencional. ¿Es posible tener gente así en el cine actual?

—Creo que es algo cíclico. Y creo que mientras la industria sea más represiva, vas a tener más juventud haciendo cine por el amor a filmar. Como cinéfilo, como amante del cine, de alguna forma, lo que más me interesa es que el cine sea libre, no me interesa el presupuesto, no me interesa la estructura, necesito saber que esto fue creado en una situación de libertad.

En este punto, no se trata de cómo está sucediendo esto, está pasando en la industria de los Estados Unidos y por eso admiro a los directores primerizos que hacen pequeñas películas que confrontan la propia energía, el propio sueños, el propio corazón de sus creadores. Por eso estoy impresionado por una película como Roma, porque Cuarón hace cine en el nivel de la libertad, autenticidad, es muy impresionante una película que trae de regreso la idea de que se hace en el lugar correcto.

Fantasmas del pasado (Personal Shopper)

Dirigida por Olivier Assayas

Kristen Stewart, Lars Eidinger, Sigrid Bouaziz

1h 45