Maquia, una historia de amor inmortal

243

La maternidad siempre ha sido motivo de inspiración para contar grandes historias cinematográficas y en la animación no ha sido la excepción. En esta ocasión quise dar un repaso por aquellas películas de las que no he podido comentar en los últimos dos años.

Iniciaremos con Maquia, una historia de amor inmortal, cuyo nombre original es Sayonara no Asa ni Yakusoku no Hana o Kazarō, ganadora del Premio a Mejor Largometraje en la Sección Fantastic Discovery de la 51 edición del festival de cine fantástico, Sitges, 2018; en España. Más allá de «spoilearlos» les hablaremos de la historia en general.

En un mundo medieval en pleno apogeo rodeado de seres mitológicos y leyendas fantásticas que poco a poco se desvanecen en el tiempo gracias a la mezquindad de los seres humanos. Maquia, una de las protagonistas de esta historia, pertenece a una clan de seres que no envejecen, los Iorph, caracterizados por su juventud y cabello rubio.

Este clan autoexiliado del resto del mundo debido a su longevidad, se ve inmiscuido en una lucha política y territorial por su peculiar cualidad. En esta lucha se ve afectada Maquia, quien es tan sólo una adolescente que tendrá que enfrentarse a la maternidad y criar a Ariel, aunado a la noción de que el tiempo transcurre de diferente forma para ella.

Ahí comienza su viaje, cuyo desenlace tendrán que averiguarlo disfrutando de esta increíble película dirigida por Mari Okada y producida por P.A. Works. Para aquellos que sean muy sensibles ante este tema, les recomiendo tener cerca una caja de pañuelos desechables. Espero que la disfruten.

¡Arigato!

Carlos Quinto

Sayonara no Asa ni Yakusoku no Hana o Kazarō

Dirigida por Mari Okada

114 minutos

B