La Sociedad Mexicana de Salud Pública avala la evidencia científica en la que se basan los protocolos de operación de las cadenas de exhibición cinematográfica

339
  • La revisión de los protocolos se realizó a solicitud de la Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica, CANACINE.
  • Los protocolos retoman la evidencia científica disponible, misma que es avalada por la SMSP.
  • Para facilitar la difusión y comprensión de las medidas, la SMSP emite infografías y material de divulgación, que estarán disponibles en sus redes sociales.

Con el fin de que el público que acude a los cines tenga la seguridad de que las salas son lugares seguros, la CANACINE solicitó a la SMSP que como organización que agrupa a expertos salubristas a nivel nacional, revisara y, en su caso, avalara los protocolos de operación de los cines durante la pandemia. Derivado de lo anterior, la SMSP realizó una revisión de la evidencia científica que sustenta los protocolos y emitió las infografías que se adjuntan en este boletín y que serán difundidas en las redes sociales de la Sociedad.

De acuerdo con la información analizada, la SMSP considera que la naturaleza y características de los cines (distancia entre butacas y filas, inclinación tipo “estadio”, así como el hecho de que los clientes se mantengan en silencio – evitando dispersión de saliva -, sentados en un mismo lugar la mayor parte del tiempo y viendo siempre en una misma dirección) hace que el riesgo de contagio sea bajo siempre y cuando se cumplan también todas las medidas generales de protección y prevención como el uso de cubrebocas, distanciamiento e higiene de manos.

Al respecto, la SMSP analizó la investigación publicada recientemente por la Dra. Morawska del International Laboratory of Air Quality and Health, de la Queensland University of Technology, en Australia, en la que concluye que en una actividad en la que la gente habla (como en un restaurante) se emiten 14 veces más gotículas de saliva, que en una actividad en la que la gente permanece callada y en reposo (como en un cine). Asimismo, en una actividad en la que la gente canta o grita (como en un concierto o en un servicio religioso) se emiten 90 veces más gotículas de saliva que en un cine.

Adicionalmente a las características de las salas de cine que las hacen un espacio de bajo riesgo de contagio, la SMSP determinó que los protocolos de nueva normalidad que los cines han implementado reducen aún más el riesgo de contagio. Entre las medidas implementadas destacan:
  • Distanciamiento físico al interior de la sala. Se trabajará con aforos reducidos lo cual permitirá que los asistentes se distribuyan por pares sin nadie a los costados, ni adelante, ni detrás.
  • Uso obligatorio de cubrebocas para colaboradores y clientes.
  • Sistemas de ventilación y aire acondicionado que permiten cambiar la totalidad del aire de las salas cuatro veces por hora, o cada 15 minutos, el doble de lo que recomienda la Organización Mundial de la Salud para espacios no quirúrgicos.
  • Higienización profunda de instalaciones y salas entre funciones.

Es por todas estas razones que los cines son lugares seguros de bajo riesgo de contagio. Lo anterior se confirma con estudios que muestran que no hay un solo caso documentado de contagio en cines en el mundo, no obstante que hubo países que nunca cerraron las salas de cine durante la contingencia, como sí los hay para muchas industrias, actividades y servicios.